Definición de humillación

Acepciones de Humillación

Categoría gramatical: sustantivo femenino
Categorías gramaticales de humillación explicadas

  1. Acción o efecto de humillar o humillarse
  2. Mas después que entendió los fines que llevaba el papa, y que habiéndose enviado por el rey su sobrino arnaldo sanz como persona acepta al papa con gran humillación y sumisión y con muchos ofrecimientos, en conclusión había vuelto con respuesta que por ninguna cosa no consentiría que se nombrase o intitulase rey del reino. zurita, jerónimo (1980 ) anales de la corona de aragón. zaragoza: csic, t. vii, p. 209
  3. Acto de humillar.
  4. Acción y efecto de humillar.. agravio contra el honor de una persona

Ejemplos con la palabra Humillación

No podía resignarse a la humillación.
Majuba supuso una gran humillación para los británicos.
Los resultados fueron una doble humillación para el presidente Yushchenko.
Para mayor humillación, el batallón recibió lanzas en lugar de fusiles como arma de combate.
Ver ejemplos de oraciones con la palabra humillación

Errores ortográficos comunes para humillación

Palabras que derivan de humillación


Humillaciones

Palabras que derivan de humillación


Poemas con la palabra humillación

barrio reconquistado

-- de Jorge Luis Borges --

Nadie percibió la belleza
de los habituales caminos
hasta que pavoroso en clamor
y dolorido en contorsión de mártir,
se derrumbó el complejo cielo verdoso,
en desaforado abatimiento de agua y de sombra
el temporal unánime
golpeó la humillación de las casas
y aborrecible fue a las miradas el mundo,
pero cuando un arco benigno
alumbró con sus colores el cielo
y un olor a tierra mojada
alentó los jardines,
nos echamos a caminar por las calles
como por una recuperada heredad,
y en los cristales hubo generosidades de sol
y en las hojas lucientes que ilustran la arboleda
dijo su trémula inmortalidad el estío.

Trilce: XXI

-- de César Vallejo --

En un auto arteriado de círculos viciosos
torna diciembre qué cambiado,
con su oro en desgracia. Quién le viera:
diciembre con sus 31 pieles rotas,
el pobre diablo.

Yo le recuerdo. Hubimos de esplendor,
bocas ensortijadas de mal engreimiento,
todas arrastrando recelos infinitos.
Cómo no voy a recordarle
al magro señor Doce.

Yo le recuerdo. Y hoy diciembre torna
qué cambiado, el aliento a infortunio,
helado, moqueando humillación.

Y a la temurosa avestruz
como que la ha querido, corno que la ha adorado.
Pero ella se ha calzado todas sus diferencias.



Poeta del día

© Todos los derechos reservados Buscapalabra.com

Ariiba