"Si acaso doblares la vara de la justicia, no sea con el peso de la dádiva, sino con el de la misericordia."

Usé el oficio de adelantado, que es mejor a veces serlo de un cachete que de un reino

«Haz como viere» dice el refrán, y dice bien. De puro considerar en él, vine a resolverme de ser bellaco con los bellacos, y más, si pudiese, que todos.

Y así, tenía una caja de hierro, toda agujerada como salvadera, abríala y metía un pedazo de tocino en ella que la llenase y tornábala a cerrar y metíala colgando de un cordel en la olla, para que la diese algún zumo por los agujeros y quedase para otro día el tocino. Parecióle después que en esto se gastaba mucho, y dio en sólo asomar el tocino a la olla. Dábase la olla por entendida del tocino y nosotros comíamos algunas sospechas de pernil. 

Nunca mejora su estado quien muda solamente de lugar y no de vida y costumbres

Página 1 de 5