El verbo, clases de verbos

¿Qué es el verbo?

El verbo es un tipo de palabra con la que se puede expresar acción, existencia, estado y consecución. Dentro de las oraciones, el verbo actúa como el núcleo del predicado, aunque el verbo, por sí mismo, puede formar una oración, por ejemplo: Llueve (oración impersonal). Los verbos, tomando sus diferentes formas, pueden manifestar distintos pormenores de la acción; así pues, con el verbo "jugar", por ejemplo, se puede decir: Yo juego, tú juegas, ellos jugarán, nosotros habíamos jugado, etc. Estas variaciones señaladas son los denominados accidentes gramaticales del verbo, los cuales son cinco: persona, número, voz, modo y tiempo.

 

Clases de verbos

1. Copulativos (atributivos) y predicativos

Los verbos copulativos funcionan como vínculo o cópula entre el sustantivo o sujeto y el predicado, sin expresar ninguna acción. Los verbos copulativos son tres: ser, estar y parecer.
Ejemplos: Mario es inteligente. El coche está averiado. El suelo parece de madera.

Los verbos predicativos son todos aquellos que no son copulativos, puesto que expresan un concepto que, generalmente, denota acción.
Ejemplos: David trabaja en una gestoría. El tractor ara la tierra.

2. Transitivos e intransitivos

Los verbos transitivos necesitan la presencia de un complemento directo (objeto directo) para que la oración posea un significado completo.
Ejemplos: Juan tiene el pelo largo. María colgó el cuadro.

Por su parte, los verbos intransitivos no van acompañados de un complemento directo, salvo en ocasiones muy puntuales.
Ejemplos: El niño sonrío. Pedro delinque.

Los verbos no son por sí mismos transitivos o intransitivos, sino que se definen de uno u otro modo según su empleo.
Ejemplos: Ana canta una ópera (transitivo). Pablo a menudo canta (intransitivo).

3. Reflexivos y recíprocos

En los verbos reflexivos la acción recae sobre el propio sujeto y es él mismo el que la ejecuta.
Ejemplos: Daniel se lava las manos. Él se divierte.

En cambio, los verbos recíprocos denotan un intercambio de la acción entre varias personas o cosas.
Ejemplos: Nos miramos. Os escribís.

4. Defectivos (impersonales)

Los verbos defectivos, también denominados impersonales, son aquellos que se emplean en infinitivo y con la tercera persona del singular. Por regla general. se usan para describir el tiempo meteorológico. No obstante, todos los verbos pueden ser impersonales, si se les añade el pronombre "se". 
Ejemplos: Llueve, amanece, truena. Se lava, se viste, se duerme.

5. Regulares e irregulares

Los verbos regulares son aquellos que se conjugan sin cambiar su raíz, utilizando las terminaciones pertinentes, respecto al modo y a la conjugación que pertenezcan. 
Ejemplos: Amar, entender, permitir...

Los irregulares, por el contrario, son aquellos que tienen una raíz que puede variar en determinadas conjugaciones.
Ejemplos: Caber (si se emplea el presente del subjuntivo, el lexema o raíz ca- cambia totalmente, puesto que se conjuga como "quepa". Decir-digo (en este caso la irregularidad se da en la vocal de la raíz).

Conjugaciones verbales

Los verbos en infinitivo se conjugan dependiendo de tres patrones, a los que se le llaman conjugaciones: la primera acaba en -ar, la segunda en -er y la tercera en ir.
Ejemplos: amar, tomar, cantar. Poner, conocer, saber. Sentir, decir, partir.

Modos y tiempos verbales

En la lengua española los verbos se conjugan atendiendo a cuatro modos: el indicativo, el subjuntivo, el condicional y el imperativo. Cada uno de los modos posee uno o más tiempos, así como tiempos compuestos.

1. Modo indicativo

El modo indicativo se utiliza para hablar de hechos reales y es el más utilizado.

Presente (yo escribo, tú escribes, él escribe...)
Pretérito imperfecto (Yo escribía, tú escribías...)
Pretérito perfecto simple o indefinido (yo escribí, tú escribiste...)
Futuro imperfecto (yo escribiré, tú escribirás...)
Pretérito perfecto compuesto (yo he escrito, tú has escrito...)
Pretérito anterior (yo hube escrito, tú hubiste escrito...)
Pretérito pluscuamperfecto (yo había escrito, tú habías escrito...)
Futuro perfecto (yo habré escrito, tú habrás escrito)

2. Modo condicional

El modo condicional es un modo potencial que sirve para referirse a acciones hipotéticas o posibles

Condicional simple (yo escribiría, tú escribirías...)
Condicional compuesto (yo habría escrito, tú habrías escrito)

3. Modo Subjuntivo

El modo subjuntivo se utiliza para construir afirmaciones hipotéticas o expresar deseos.

Presente (Yo escriba, tú escribas...)
Pretérito imperfecto (yo escribiera o escribiese, tú escribieras o escribieses...)
Futuro imperfecto (yo escribiere, tú escribieres...)
Pretérito perfecto compuesto (yo haya escrito, tú hayas escrito...)
Pretérito pluscuamperfecto (yo hubiera o hubiese escrito, tú hubieras o hubieses escrito...)
Futuro perfecto (yo hubiere escrito, tú hubieres escrito...)

4. Imperativo

El modo imperativo se utiliza para expresar una orden.

Escribe tú
Escribid vosotros

5. Formas no personales

Infinitivo: escribir.
Gerundio: escribiendo.
Participio: escrito.