El adverbio, clases de adverbios

¿Qué es el adverbio?

Un adverbio es un tipo de palabra que no varía a lo largo de la frase y acompaña a un verbo, un adjetivo, o a otro adverbio, modificando el significado de estos, complementándolos con una palabra, que indica cómo se produce la acción o que añade información circunstancial.

 

 Funciones gramaticales del adverbio

Como Complemento Circunstancial. La oración puede presentar más de un complemento circunstancial, esto dependerá de la cantidad de adverbios que aparezcan en ella. El adverbio como complemento circunstancial funciona como el encargado de otorgar circunstancias al elemento que acompañen, ya sea de tiempo, de modo, de lugar, de afirmación o de negación. Como Modificador de un Adjetivo. En este punto pueden actuar de dos maneras, por un lado formando parte de un sintagma adjetival, cuyo núcleo es el adjetivo, con la finalidad de modificar al adjetivo de manera determinante. Por otro lado modificando un adjetivo acompañado por un sustantivo, entrando así tanto el adjetivo como el adverbio a formar parte de un sintagma nominal cuyo núcleo es el sustantivo. Como Adverbios Relativos. Estos también tienen una doble función, como introductores de una proposición relativa, convirtiendo a esta proposición en un adyacente. O como complementos circunstanciales de la proposición subordinada que incluyen.

Tipos de adverbios

Existen diferentes tipos de adverbios que agregan información circunstancial a una palabra u oración. Dentro de estos tipos hay una serie de ellos que son más característicos de cada una.

  • Adverbios de Lugar. Añaden información sobre el espacio. Abajo, acá, ahí, allí, alrededor, aquí, arriba, atrás, cerca, debajo, delante, detrás, encima, enfrente, lejos. “No me duele ahí, me molesta más abajo.” “Julio se sienta delante de Laura y detrás de Pilar.” “Se fue a comer lejos de los compañeros.”
  • Tiempo. Indican el momento en que ocurrió la acción. Ahora, anoche, anteriormente, antes, aún, ayer, después, enseguida, hoy, jamás, mañana, mientras, nunca, prontamente, pronto, próximamente, siempre, tarde, temprano, todavía, ya. “Suelo levantarme temprano”. “Todavía es pronto, no puedes recogerlo aún”. “Siempre hace eso”.
  • Modo. Adrede, aprisa, así, bien, como, deprisa, despacio, estupendamente, fácilmente, fielmente, mal, mejor, negativamente, peor, regular, tal. Todas las que se formen con las terminaciones “mente”. “Conviene hacerlo despacio”. “Cada vez te sale mejor”. “Camina más deprisa, por favor”.
  • Cantidad. Algo, aproximadamente, bastante, casi, demasiado, más, menos, mucho, muy, nada, poco, solamente, solo, tan, tanto, todo. “El arroz está muy bueno”. “Casi pierdo el tren”.
  • Afirmación/ Negación. Afirmación: Asimismo, ciertamente, cierto, claro, efectivamente, exacto, obvio, seguramente, sí, también, verdaderamente. Negación: Jamás, no, nunca, tampoco. “Esa idea también sirve”. “No dijo nada”. “Nunca digas nunca”.
  • Dubitativo. Expresan duda sobre la acción realizada. Acaso, a lo mejor, posiblemente, probablemente, puede, puede ser, seguramente, tal vez, quizás. “Probablemente ya se habrá ido”. “Tal vez vaya mañana”. “Puede que lea esta noche”.
  • Exclamativos/ Interrogativos. Usados en oraciones interrogativas y exclamativas. Cómo, cuándo, cuánto, dónde. “¿Cuándo iremos a Francia?”. “¡Cuánto tiempo!”.
  • Relativos. Relaciona dos acciones. Donde, Como, Cuando, Mientras. “La casa donde yo nací”. “Estaba viendo la televisión, cuando llamaron al timbre”.