Definición de copioso

Acepciones de Copioso

Categoría gramatical: adjetivo masculino
Categorías gramaticales de copioso explicadas

  1. Que es abundante, o existe en cantidad
  2. Más que suficiente o más de lo adecuado para el propósito o necesidad.
  3. Que es muy abundante.. que es cuantioso

Ejemplos con la palabra Copioso

Tiene corona piramidal, copioso látex amarillo en la corteza.
Su copioso nectar atrae pájaros e insectos que polinizan sus flores.
Dame, si tienes, con que me limpie, que el copioso sudor me ciega los ojos.
Poco a poco, no obstante, aquel chorro de palabras se fue haciendo menos copioso.

Errores ortográficos comunes para copioso

Palabras más comunes que riman con copioso


Famoso, Nervioso, Curioso, Curioso, Religioso, Religioso, Peligroso, Esposo, Esposo, Hermoso, Poderoso, Reposo, Reposo, Maravilloso, Orgulloso, Misterioso, Sospechoso, Acoso, Acoso, Valioso, Luminoso, Generoso, Nuboso, Riguroso, Doloroso, Oso, Oso, Precioso, Ambicioso, Silencioso, Amoroso, Furioso, Contencioso, Prestigioso, Amistoso, Numeroso, Dudoso, Gracioso, Exitoso, Respetuoso, Novedoso, Delicioso, Espantoso, Asombroso, Beneficioso, Costoso, Ansioso, Glorioso, Minucioso, Vicioso, Penoso, Celoso, Cuidadoso, Temeroso, Estudioso, Lujoso, Cariñoso, Todopoderoso, Vertiginoso, Escandaloso, Forzoso, Dichoso, Fabuloso, Moscoso, Sabroso, Ingenioso, Mentiroso, Vigoroso, Caluroso, Grandioso, Prodigioso, Caprichoso, Virtuoso, Vergonzoso, Victorioso, Foso, Foso, Monstruoso, Milagroso, Verdoso, Tenebroso, Espinoso, Majestuoso, Voluminoso, Donoso, Deseoso, Asqueroso, Piadoso, Angustioso, Coso, Coso, Mafioso, Cauteloso, Coloso, Airoso, Barroso, Rabioso, Ruidoso, Bondadoso, Borroso,

Palabras que riman con copioso


Algunos refranes con copioso

Octubre lluvioso, año copioso

Octubre o noviembre lluvioso, año copioso

Ver más refranes sobre copioso

Poemas con la palabra copioso

Muere la vida, y vivo yo sin vida

-- de Lope de Vega --

Muere la vida, y vivo yo sin vida,
ofendiendo la vida de mi muerte.
Sangre divina de las venas vierte,
y mi diamante su dureza olvida.
Está la majestad de Dios tendida
en una dura cruz, y yo de suerte
que soy de sus dolores el más fuerte,
y de su cuerpo la mayor herida.
¡Oh duro corazón de mármol frio!,
¿tiene tu Dios abierto el lado izquierdo,
y no te vuelves un copioso río?
Morir por él será divino acuerdo,
mas eres tú mi vida, Cristo mío,
y como no la tengo, no la pierdo.


Leyendo las bajas

-- de Emilio Bobadilla --

Esquelético el campo, muda la aldea;
ni un pájaro en el bosque; de cuando en cuando,
alguna golondrina que zigzaguea,
la tierra con sus alas rauda rozando.

¡Qué silencio, qué calma! ¡Ni un camposanto!
En la guerra los hombres se despedazan
y la mujer derrama copioso llanto,
pensando en las torturas que la amenazan.

De una mezquina choza sale a la puerta
y se sienta en el quicio la labradora;
su cara más que viva parece muerta...

Está leyendo— el ojo, siniestro y fijo—
las bajas en un diario. De pronto llora...
¡Tal vez entre esas bajas está su hijo!


© Todos los derechos reservados Buscapalabra.com

Ariiba