Sinónimos y Antónimos de Irremediables

A continuación se muestran los Sinónimos y Antónimos de irremediables ordenados por sentidos. Si tienes duda sobre alguna palabra, puedes hacer clic sobre ella para conocer su significado.

Sinónimos de irremediables

Irremediables Como adjetivo, plural de irremediable.

1 En el sentido de Terribles

Ejemplo: Lanzó don Pedro una de sus terribles y mofadoras carcajadas.

2 En el sentido de Insuperables

Ejemplo: «¿Qué imaginación no desmayaría a vista de tan insuperables obstáculos?.

3 En el sentido de Incorregibles

Ejemplo: –Pero son incorregibles -arguyó el Eterno arreglándose la paloma y el triángulo-.

4 En el sentido de Implacables

Ejemplo: Las mujeres eran las que se mostraban más implacables.

5 En el sentido de Inapelables

Ejemplo: Siempre fueron órdenes sus lacónicas frases, y leyes inapelables sus deseos.

6 En el sentido de Inevitables

Ejemplo: Eres un hombre y sabes bien que hay en la vida cosas inevitables.

7 En el sentido de Acabados

Ejemplo: Los acabados corresponden a remodelaciones de los siglos XVIII y XVIII, de orden neoclásico.

8 En el sentido de Fatales

Ejemplo: Afectó a Florida y Texas, pero no causó víctimas fatales.

Sinónimo de irremediables

Antónimos de irremediables

Irremediables Como adjetivo, plural de irremediable.

1 En el sentido de Remediables

Ejemplo: -Todo es posible -continuó el pulcro-, pero hemos de prescindir de lo eventual y contingente, que no tiene medida, para fijarnos sólo en lo rigorosamente lógico, en lo necesario, en lo infalible. Con esto nos sobra para ganar el pleito. Y prosigo. He supuesto que pasabas la primera semana con la familia de tu mujer, por elegir un motivo, entre los cien mil que existen, para el primer desacuerdo. De todas maneras, en tu casa o en la ajena, al acabarse esos días, las intimidades matrimoniales han llegado a su grado máximo, y comienzan a caer en desuso ciertas contemplaciones de pura galantería, hasta allí guardadas entre los cónyuges. Nada más natural entonces que la elección de un criado, o la compra de un mueble, o la distribución de las horas del día, u otra pequeñez cualquiera, produzca en tu mujer un serio enojo y en ti un disgusto. Los de esta índole son los que traen a las casas las intervenciones extranjeras, aunque con ramo de oliva, pues la esposa, poco acostumbrada todavía a sufrir contrariedades, necesita murmurar con alguien de las rarezas de su marido, y murmura con su madre, si la tiene, y si no, con sus amigas. Oirás de éstas o de aquélla tal cual disertación sobre el tema de la tolerancia que deben tener los caballeros con las señoras, verás que en estos conflictos internacionales jamás se te da a ti la razón, te llevarán los demonios cuando consideres que cosas tan fútiles y remediables en casa, son ya del dominio público, y en centuplicado tamaño, por la insensatez de tu mujer, que están tu reposo y la paz de tu casa a merced de la menor divergencia de pareceres entre vosotros dos, y sobre todo, cuando veas que tu esposa se va mostrando tan dispuesta a desechar los tuyos más sensatos, como a aceptar los ajenos más absurdos.

Antónimos de irremediables

Poetisa del día

Poeta del día

© Todos los derechos reservados Buscapalabra.com

Ariiba