Antónimos de Adoquín

·Se muestran los Antónimos de adoquín ordenados por niveles de cercanía semántica.

  ·Para consultar la definición, categoría gramatical, origen y etimología de cualquier palabra, sólo tienes que hacer clic sobre ella.


Antónimos de Adoquín

Antónimos de Adoquín

 Lumbrera Nombre, en desuso
 Sabio Adjetivo, nombre
 Genio Nombre

Palabras semánticamente contrapuestas a Adoquín (pseudo-antónimos)

 Eminencia Nombre
 Sabelotodo Nombre
 Lucerna Nombre, en desuso
 Claraboya Nombre
 Culto Adjetivo, en desuso, nombre, adverbio de modo
 Docto Adjetivo, nombre
 Erudito Adjetivo, nombre
 Ilustrado de ilustrar Participio, verbo transitivo, verbo pronominal, adjetivo, nombre
 Versado de versar Participio, verbo intransitivo, verbo pronominal, adjetivo
 Letrado Adjetivo, en desuso, nombre
 Pensador Adjetivo, nombre
 Intelectual Adjetivo, nombre
 Cerebro Nombre
 Prudente Adjetivo
 Sensato Adjetivo
 Cauteloso Adjetivo
 Reflexivo Adjetivo, nombre
 Juicioso Adjetivo, nombre
 Precavido de precaver Participio, verbo transitivo, verbo pronominal, adjetivo
 Talante Nombre
 Carácter Nombre
 índole Nombre
 Natural Adjetivo, nombre, en desuso
 Humor Nombre
 ánimo Nombre, interjección
 Espíritu Nombre
 Idiosincrasia Nombre
 Ingenio de ingeniar 1ª persona singular del presente de indicativo, nombre
 Talento Nombre
 Genialidad Nombre
 Arte En desuso
 Aptitud Nombre
 Superdotado Adjetivo
 Figura de figurar Imperativo, singular, 3ª persona singular del presente de indicativo, nombre, en desuso
 Coloso Nombre
Antónimos de adoquín: lumbrera, sabio, genio, eminencia, sabelotodo, lucerna, claraboya, culto, docto, erudito

Las tristezas no se hicieron para las bestias, sino para los hombres

"Las tristezas no se hicieron para las bestias, sino para los hombres; pero si los hombres las sienten demasiado, se vuelven bestias."

Leer más...

Poeta del día

El verbo, clases de verbos

clases de verbos

¿Qué es el verbo?

El verbo es un tipo de palabra con la que se puede expresar acción, existencia, estado y consecución. Dentro de las oraciones, el verbo actúa como el núcleo del predicado, aunque el verbo, por sí mismo, puede formar una oración, por ejemplo: Llueve (oración impersonal). Los verbos, tomando sus diferentes formas, pueden manifestar distintos pormenores de la acción; así pues, con el verbo "jugar", por ejemplo, se puede decir: Yo juego, tú juegas, ellos jugarán, nosotros habíamos jugado, etc. Estas variaciones señaladas son los denominados accidentes gramaticales del verbo, los cuales son cinco: persona, número, voz, modo y tiempo.

Leer más...