Mariano Melgar

Mariano Melgar

Poeta Peruano cuyo nombre completo es Mariano Lorenzo Melgar Valdiviezo

Arequipa, 10 de agosto de 1790 - Umachiri, 12 de marzo de 1815


26 Poesías de Mariano Melgar

Poemas más populares de Mariano Melgar


A Silvia

Bien puede el mundo entero conjurarse
contra mi dulce amor y mi ternura,
y el odio infame y tiranía dura
de todo su rigor contra mí armarse.

Bien puede el tiempo rápido cebarse
en la gracia y primor de su hermosura,
para que cual si fuese llama impura
pueda el fuego de amor en mí acabarse.

Bien puede en fin la suerte vacilante,
que eleva, abate, ensalza y atropella,
alzarme o abatirme en un instante;

Que el mundo, al tiempo y a mi varia estrella,
más fino cada vez y más constante,
les diré: «Silvia es mía y yo soy de ella».


Poema A Silvia de Mariano Melgar con fondo de libro

Yaraví IV

Vuelve que ya no puedo
Vivir sin tus cariños:
Vuelve mi palomita,
Vuelve á tu dulce nido.

Mira que hay cazadores
Que con afan maligno
Te pondrán en sus redes
Mortales atractivos;
Y cuando te hayan preso
Te darán cruel martirio:
No sea que te cacen,
Huye tanto peligro.
Vuelve mi palomita,
Vuelve á tu dulce nido.

Ninguno ha de quererte
Como yo te he querido,
Te engañas si pretendes
Hallar amor más fino.
Habrá otros nidos de oro,
Pero nó como el mío:
Por tí vertió mi pecho
Sus primeros gemidos.
Vuelve mi palomita,
Vuelve á tu dulce nido.

Bien sabes que yo siempre
En tu amor embebido,
Jamás toqué tus plumas,
Ni ajé tu albor divino;
Si otro puede tocarlas
Y disipar su brillo,
Salva tu mejor prenda,
Ven al seguro asilo.
Vuelve mi palomita,
Vuelve á tu dulce nido.

¿Por qué, dime, te alejas?
¿Por qué con odio impío
Dejas un dueño amante
Por buscar precipicios?
¿Así abandonar quieres
Tu asiento tan antiguo?
¿Con que así ha de quererte
El corazon herido?
Vuelve mi palomita,
Vuelve á tu dulce nido.

No pienses que haya entrado
Aquí otro pajarillo:
Nó, palomita mía,
Nadie toca este sitio.
Tuyo es mi pecho entero
Tuyo es este albedrío;
Y por tí sola clamo
Con amantes suspiros.
Vuelve mi palomita,
Vuelve á tu dulce nido.

Yo solo reconozco
Tu bello colorido,
Y solo sabré darle
Su precio merecido,
Yo solo así merezco
Gozar de tu cariño;
Y tú solo en mí puedes
Gozar dias tranquilos.
Vuelve mi palomita.
Vuelve á tu dulce nido.

No seas, pues, tirana:
Haz las paces conmigo:
Ya de llorar cansado
Me tiene tu capricho,
No vueles más, no sigas
Tus desviados giros,
Tus alitas doradas
Vuelve á mí que ya espiro
Vuelve que ya no puedo
Vivir sin tus cariños,
Vuelve mi palomita,
Vuelve á tu dulce nido.



Yaraví I

Todo mi afecto puse en una ingrata;
Y ella inconstante me llegó á olvidar.

Juramos ser yo suyo y ella mía:
Yo cumplí, y ella no se acordó más.

Mi gloria fue en un tiempo su firmeza;
Y hoy su inconstancia vil me hace penar.


Poema Yaraví I de Mariano Melgar con fondo de libro

Las tristezas no se hicieron para las bestias, sino para los hombres

"Las tristezas no se hicieron para las bestias, sino para los hombres; pero si los hombres las sienten demasiado, se vuelven bestias."

Leer más...

Poeta del día

Poetisa del día

El verbo, clases de verbos

clases de verbos

¿Qué es el verbo?

El verbo es un tipo de palabra con la que se puede expresar acción, existencia, estado y consecución. Dentro de las oraciones, el verbo actúa como el núcleo del predicado, aunque el verbo, por sí mismo, puede formar una oración, por ejemplo: Llueve (oración impersonal). Los verbos, tomando sus diferentes formas, pueden manifestar distintos pormenores de la acción; así pues, con el verbo "jugar", por ejemplo, se puede decir: Yo juego, tú juegas, ellos jugarán, nosotros habíamos jugado, etc. Estas variaciones señaladas son los denominados accidentes gramaticales del verbo, los cuales son cinco: persona, número, voz, modo y tiempo.

Leer más...