Juan Arolas

Juan Arolas

Poeta y Escolapio Español cuyo nombre completo es Juan Arolas Bonet

Barcelona, 22 de junio de 1805 - Valencia, 25 de noviembre de 1849


11 Poesías de Juan Arolas

Poemas más populares de Juan Arolas


El navegante

Apartado de ti surco los mares,
¡oh cándida mujer!
Triste víctima he sido en tus altares,
¿y mía no has de ser?
¡Qué terrible en sus tétricos horrores
se muestra el mar, mi bien!
Pues yo temo más que sus rigores,
tu enfado o tu desdén.
El bramido de recios vendavales
no me intimida a mí;
no temo todo el peso de los males;
tu olvido, hermosa, sí.
Tú, sobre leves plumas reclinada
no sientes aflicción;
sostiene mi cabeza acalorada
la dura tablazón.
Si de volverte a ver tengo el consuelo,
te juro, por mi fe,
que tú serás mis glorias y mi cielo,
y al mar no volveré.
Si Dios me da que pueda coronarte
la sien de albo jazmín,
y un ósculo tomar al despertarte
del labio de carmín;
que en cambio de una lágrima muy pura
me des tus alegrías,
y cubras con un velo de ventura
mis noches y mis días,
jamás será que fíe en la bonanza
del mar y sus arenas,
ni cuelgue el sutil lienzo de esperanza
de débiles antenas.



Flores del alma

Si en la margen de arroyo que camina.
Suspende bello pájaro sus vuelos,
cuando bebe una gota cristalina,
levanta el pico de ámbar a los Cielos.

Suenan en el festín del potentado
los brindis a la suerte veleidosa,
al ciego amor y al rostro delicado
de las bellas que ciñen fresca rosa;

y mientras que retumban los salones
con cánticos de faustos parabienes,
no suben a dorados artesones
las gracias al dador de tantos bienes.

De injusticia cruel en un tormento,
de súbito peligro en un espanto,
se marca en nuestro ser un movimiento,
que es levantar la vista al Cielo santo.

Si no hubiese metal de acero duro,
nunca la piedra imán lo buscaría
para: estrechar un lazo tan seguro
con fuerza, recóndita que envía:

Si después de la tumba misteriosa
entre reinos de luz, gloria y recreo,
no existiese otra vida venturosa,
nunca la invocaría mi deseo.

Bajo la planta rústica oprimida
rinde olor la violeta, y embalsama,
y es como la virtud, que perseguida,
como no tiene hiel, perdona y ama.

Dominarse a si mismo es noble empeño,
sufrir la ingratitud es trance amargo
la vida del placer huye cual sueño,
pero un día sin pan es el más largo.

En el fuego se prueba la fragancia
del incienso de Arabia delicioso,
y en las tribulaciones la constancia
del varón esforzado y animoso.

Más grande que los mares extendidos
es el alma del hombre en sus arcanos
y el polvo de sus restos consumidos
no llenaría el hueco de dos manos.

De los grandes caudillos vi los nombres
en ciudades, y villas y desiertos
escritos con la sangre de los hombres,
que la guerra es la fiesta de los muertos.

Y del cielo en los ámbitos dorados,
con buril de diamante y rayos vivos
de los sabios los nombres vi gravados,
que su vida es la fama de los vivos.

Al impulso del aura procelosa
se desprende la nuez del cocotero
de su palma elevada y orgullosa...
Dios le señalará su derrotero:

Cayó en la inmensidad del Océano
y flota en los cristales errabunda;
la sublima y abate el mar insano,
la esconde entre sus senos y la inunda:

Tras agitadas noches con sus días
encalla en arena, en un paraje
do no hay vegetación ni sombras frías...
Dios señaló su término al viaje.

El sol la fecundó: ya va naciendo
la palmera feraz; crece y asombra,
y sus gigantes ramas extendiendo,
a mil renuevos suyos hace sombra.

El desierto es un carmen aromoso,
con toldos coronados de rocío,
y el ave tiene nido delicioso,
y el hombre tiene sombras en estío.

Así se desarrolla el germen puro
de civilización y de cultura,
que en el pueblo más bárbaro y más duro
pone esplendor, riquezas y ventura;

pues todo lo anivela y lo concilia,
y arrancando del mundo las murallas,
hará de todo el mundo una familia,
sin linderos, ni términos, ni vallas.

La virginal belleza candorosa
tiene la propiedad de sensitiva,
que si un dorado insecto en ella posa,
lo desdeña, y se cierra fugitiva.

Hay una Nación fuerte y aguerrida
y un sabio ha escrito en ella en dos renglones
que la pena de muerte irá abolida,
según el giro actual de las Naciones.



Himno de la noche

¡Oh Sol! ¡noble gigante de hermosura,
y astro rey en un trono de volcanes!
¡Guerrero cuya nítida armadura
deslumbró en feroz lid a los Titanes!

Las águilas del Líbano altaneras,
cuando dorabas hoy la antigua Tiro,
te admiraron subiendo a las esferas,
yo que pierdo tu luz, también te admiro

Su pupila tenaz osadamente
se fijó en tu cenit esplendoroso;
yo al morir en los mares de Occidente,
te saludo no mas, rey luminoso:

Faro inmortal del mundo a quien das vida,
eterno en juventud y en el encanto
sombra del Hacedor, piedra caída
de, la esmaltada fimbria de su manto!

De la muerte del día plañideras
le siguen al sepulcro largas sombras,
que borran la esmeralda en las praderas,
desatando sus tétricas alfombras.

Su tapiz vaporoso sin colores
enluta en fuente azul blancas espumas,
los pétalos de nácar en las flores,
y en las aves el iris de las plumas.

En el tronco de un árbol carcomido
no duerme enteramente el aura leve,
pero lánguida vaga sin sonido,
temiendo desplegar alas de nieve.

Tal vez el bardo así, cuando es de hielo
sin juventud ni amor, triste suspira,
y teme levantar su canto al Cielo,
recorriendo las cuerdas de la lira.

Roto el prisma falaz de las pasiones,
que me presenta un mundo de placeres,
y sobre pedestales de ilusiones
ídolos de jazmín en las mujeres;

Cuando el Edén de mágico contento,
como insecto de un día vaga y zumba,
se vista de color amarillento,
mostrando en vez de flor, mármol de tumba;

deme el Cielo en la choza solitaria
del arpa de Sion la melodía,
y escríbase en mi losa funeraria:
«Dios Amor, y la dulce Poesía.»

¡Mas sombras sobre el mundo cada instante!
pero avanza un lucero a las estrellas
mientras detrás del eje rutilante
en lejanos cohortes siguen ellas.

Dime, luz bienhechora, ¿dó caminas?
¿Velas sobre los sueños, les asistes,
y con el resplandor los iluminas,
repartiéndolos tú blandos o tristes?

¿Eres cuna dó el ángel se adormece?
¿O estás cual atalaya prevenida
que avisas al amante que anochece,
para que vuele a ver a su querida?

¡Delicioso jardín...! En una rosa
se duerme una cantárida dorada,
mientras una nocturna mariposa
turba el sueño y le roba la morada.

En la hierba fosfórico gusano
enciende su fanal, o su lumbrera
émula del cocuyo americano,
que si marcha, le sigue compañera;

y las plantas acuáticas que solas
aman perenne humor, sacan aprisa
del cristal adormido sus corolas,
para gozar los besos de la brisa.

Un insecto de púrpura y topacio
sobre, flexible tallo se asegura,
y a una cerrada flor que es su palacio
estas quejas tristísimas murmura.

«Ábreme hermana mía, el blanco seno,
que vengo fatigado del camino;
por extraño pensil de lilas lleno
me perdí susurrante peregrino.

Me persiguió un rapaz de ojos azules
y por huir su mano codiciosa,
escondido entre ramas de abedules.
Me sorprendió la noche tenebrosa.

Al tiempo de besarse dos amantes
crucé por una gótica ventana,
y sus ósculos tiernos y constantes
empañaron mis alas de oro y grana.

Gozaba en su balcón auras amenas
una bella de formas celestiales;
quise entrar en su pecho de azucenas,
y huyó de allí cerrando sus cristales.

Errante voy, y encuentro poseído
todo cáliz, dó bebo la ambrosía,
de sonoro amador que está dormido:
Ábreme tu capullo, hermana mía.»

Poco a poco la flor va desplegando
su seno virginal al que la llama
y ofrece a su cariño lecho blando...
¡Delicioso jardín!... Esa flor ama.

¿Dó camináis vosotras, bellas nubes
flotando sobre brisas regaladas?
¿Vais a servir de tienda a los querubes?
¿Vais a servir de tálamo a las hadas?

¿Vais a llevar los sueños a otras zonas?
¿O a mentir a mis ojos soñolientos,
con la luz de la luna hinchadas lonas
de bájeles, en mares turbulentos?

Si al ocultarse el sol, según sus leyes,
flotabais como ricos pabellones,
que en las solemnes fiestas de sus reyes
enarbolan los pueblos y naciones;

si vestíais de azul y de escarlata,
¿quién os ha concedido blanco velo
con profusión de aljófares y plata,
vestales de la bóveda del Cielo?...

Huid, y el rayo hermoso de la luna
brille sobre mi rostro tibiamente,
que le profeso amor desde la cuna,
y es única corona de mi frente.

¡Arrecia con furor el raudo viento!
¿Qué suspiráis, sonoros vendavales,
en las torres de alcázar opulento?
¿Qué gemís en sus largos espirales?

Murmuráis del magnate: cien bugías
en un ambiente de ámbares y rosa
sus noches aclarecen como días,
al estruendo de orquesta sonorosa.

Vense tras de los vidrios, entre sedas
cruzar nobles y duques y barones,
y danzar a compás vírgenes ledas,
ninfas de flor, con alas de ilusiones.

Y mientras el palacio se alboroza
duerme el pobre en las piedras de la esquina
lo desvela la rápida carroza,
y otra vez en el polvo se reclina.

¡Ricos!... En los banquetes abundosos
si disfrutáis placeres, dad al menos;
si dais de lo sobrante, sois piadosos,
si de lo necesario, seréis buenos.

Debajo del suntuoso artesonado
no habitaran tristezas que os devoran,
y el ángel del reposo regalado
de noche os dará sueños que enamoran.

Dios de la luz, de noches y de días,
que pintas el celaje de la aurora,
dios de mis esperanzas y alegrías,
oye mi voz: mi corazón te adora.

Concede tu esperanza a mi tormento,
a mi duda tu fe y tus resplandores,
y el bálsamo feliz del sufrimiento,
cuando se multipliquen mis dolores.

Tenga tranquilo hogar, pecho sin hieles,
palabras de tu amor, rostro sin ceño
el pan de mi trabajo, amigos fieles,
y de tu santa paz el dulce sueño.



Las tristezas no se hicieron para las bestias, sino para los hombres

"Las tristezas no se hicieron para las bestias, sino para los hombres; pero si los hombres las sienten demasiado, se vuelven bestias."

Leer más...

Poetisa del día

El verbo, clases de verbos

clases de verbos

¿Qué es el verbo?

El verbo es un tipo de palabra con la que se puede expresar acción, existencia, estado y consecución. Dentro de las oraciones, el verbo actúa como el núcleo del predicado, aunque el verbo, por sí mismo, puede formar una oración, por ejemplo: Llueve (oración impersonal). Los verbos, tomando sus diferentes formas, pueden manifestar distintos pormenores de la acción; así pues, con el verbo "jugar", por ejemplo, se puede decir: Yo juego, tú juegas, ellos jugarán, nosotros habíamos jugado, etc. Estas variaciones señaladas son los denominados accidentes gramaticales del verbo, los cuales son cinco: persona, número, voz, modo y tiempo.

Leer más...