Enrique Lihn

Enrique Lihn

Poeta, Escritor, Crítico Literario y Dibujante Chileno cuyo nombre completo es Enrique Lihn Carrasco

Santiago, 3 de septiembre de 1929 - Santiago, 10 de julio de 1988


32 Poesías de Enrique Lihn

Poemas más populares de Enrique Lihn


familia

Familia, me declaro culpable, tú
la culpa me empuja a la culpa,
ahora la absolucion misma sería su levadura.
En esta maleta cabe todo el fango del mundo y de sus alrededores,
cualquiera pequeña historia soez,
la idea del pecado original y eso
de ser capado a uña y sin dolor
entre misterios idiotas
lo que es el colmo de la humillación
el sueño, nada de interpretaciones
digo que allí ensayamos, pero groseramente,
el mal del que somos a la luz del día
un juego de sombras contagiosas
no viajo, huyo, mis propios sueños no me dejan dormir
quejándome del insomnio de la vejez tan prematuramente
todo para ocultarle la verdad a mis acreedores
gente sencilla,
que mi negocio es más sucio de lo que parece:
no engaño, atormento. No me mueve el interés personalsino el afán de la bancarrota,
la obsesión de la quiebra, en una palabra el miedo
por el que empieza la barbarie.


Poema familia de Enrique Lihn con fondo de libro

destiempo

Nuestro entusiasmo alentaba a estos dias que corren
entre la multitud de la igualdad de los días.
Nuestra debilidad cifraba en ellos
nuestra última esperanza.
Pensábamos y el tiempo que no tendría precio
se nos iba pasando pobremente
y estos son, pues, los años venideros.
Todo lo íbamos a resolver ahora.
Teníamos la vida por delante.
Lo mejor era no precipitarse.


Poema destiempo de Enrique Lihn con fondo de libro

barro

i
barro, rencor inagotable. Toda otra fuente termina por ceder
a la presión de esta materia original.
Los días del agua están contados, pero no así losdías del barro
que sustituye al agua cuando ciegan el pozo.
No así los días del barro que nos remontan alséptimo día.
De niños jugábamos con él, nada tiene deextraño que juegue con nosotros,
los creados a imagen y semejanza suya.
Ii
dios padre, dios hijo, dios espíritu santo:
tierra y agua; luego el barro que en el principio era.
Un solo sentimiento en el origen de todos:
este rencor inagotable.
Iii
tarde o temprano volveremos a ser razonables.
Está en el orden de las cosas, nada se sabe de ellas mientras nolas tomamos con relativa calma,
como si nada hubiera sucedido.
Iv
no hay más extraño que uno. Es la apariencia de otroquien terminó por frecuentarnos,
por aceptar finalmente una invitación reiterada.
Me pareció ver a mi sombra cuando le abrí la puerta,justo en el momento en que íbamos a salir.
La función había comenzado. Adelante. Adelante.
Te estábamos esperando, dije yo y ella dijo: no reconozco alos ingratos
con un curioso temblor en la voz.


Poema barro de Enrique Lihn con fondo de libro