Buscar Poemas con Guardada


  ·En el buscador de poemas puedes encontrar entre más de doce mil poemas todos aquellos que contienen las palabras de búsqueda. Los poemas forman parte de la antología poética de los 344 poetas más importantes en lengua Española de todos los tiempo. Puedes elegir entre dos tipos de búsqueda:
  ·Buscar entre todos los poemas los que contienen las palabras de la búsqueda.
  ·Buscar sólo los poemas cortos -aquellos que tienen 8 versos o menos- que coinciden con el criterio de búsqueda.

Se han encontrado 7 poemas con la palabra guardada

Si lo prefieres puedes ver sólo los poemas cortos, aquellos que tienen ocho versos o menos aquí

Gutierre de Cetina

está en mi alma mi opinión escrita

-- de Gutierre de Cetina --

Con tal fuerza de amor, tan bien guardada,
que si de vuestra saña no es borrada,
a la par con la vida en ella habita.
Bien me podéis vos dar pena infinita,
amor os da el poder como le agrada,
mas excusar que no seáis amada
de mí, con tal beldad, ¿quién me lo quita?
aborrecerme vos podéis, señora,
afecto tan contrario al ardor mío,
y aun desearme, si queréis la muerte;
mas que no os ame esta alma que os adora...
Ni vos ni vuestra saña, yo lo fío,
podéis mudar lo que me cupo en suerte.

Poema está en mi alma mi opinión escrita de Gutierre de Cetina con fondo de libro

Gutierre de Cetina

como al pastor que en la ardiente hora estiva

-- de Gutierre de Cetina --

La verde sombra, el fresco aire agrada,
y como a la sedienta su manada
alegra alguna fuente de agua viva,
»así a mi árbol do se note o escriba
mi nombre en la corteza delicada
alegra, y ruego a amor que sea guardada
la planta porque el nombre eterno viva.
»Ni menos se deshace el hielo mío,
vandalio, ante tu ardor, cual suele nieve
a la esfera del sol ser derretida».
Así decía dórida en el río
mirando su beldad, y el viento leve
llevó la voz que apenas fue entendida.

Poema como al pastor que en la ardiente hora estiva de Gutierre de Cetina con fondo de libro

Marilina Rébora

el mensaje perdido

-- de Marilina Rébora --

El mensaje perdido
se lo ha llevado el viento, esa mano de olvido,
el pequeño mensaje que quedara en la puerta;
se fue sobrevolando, como ebrio o perdido,
la rumorosa calle, en la tarde desierta.
Allá irá, todo alma de amor estremecido,
náufrago diminuto con dirección incierta,
agonizante espíritu, el que pudo haber sido
alegría del ser que lo aguardaba alerta.
Diría: «¡te recuerdo!» o, tal vez, «¡hasta nunca!»
«te llevo por los días guardada en mi memoria».
O quizá: «amor mío, me voy con el crepúsculo...»
Mas nada ha de saberse pues así queda trunca
toda posible hipótesis sobre la dulce historia,
que el papel se perdió, tan grande y tan minúsculo.

Poema el mensaje perdido de Marilina Rébora con fondo de libro

Francisco Sosa Escalante

A Lelia (Sosa Escalante V)

-- de Francisco Sosa Escalante --

¡Oh causa de mi triste desvarío,
Casto sueño de amor y de ventura!
¿Por qué, ingrata, á la voz de mi ternura
Fué así tu pecho, como el mármol, frío?

¿Por qué corresponder con el desvío
Que del dolor es fuente, y de amargura,
A quien tanto ensalzara tu hermosura,
Mitad del corazón, ídolo mío?

¡Qué vida tan feliz, acariciada
Con los arrullos de pasion ardiente,
Mi amor tenia para tí guardada!

¡Qué corona más pura y refulgente
Que la corona excelsa, Lélia amada,
Del maternal amor, para tu frente!



Francisco Sosa Escalante

Adelfa

-- de Francisco Sosa Escalante --

¿Nueva corona de ciprés? ya zumba
Terrible nuncio el Aquilon, de muerte,
Y llega hasta mi hogar y así me advierte
Que el destino fatal cavó otra tumba?

¿La víctima será que se derrumba
En la insondable eternidad, inerte
El sabio ilustre, ó el guerrero fuerte
Por quien el eco del cañon retumba?

No; la corona de ciprés, guardada
Hoy debe de quedar; otra de flores,
Mis amigos, traed: murió mi amada.

Con ella los ensueños seductores
Mueren del corazón, y la anhelada
Ventura que cifrara en sus amores.



Francisco Sosa Escalante

Tu secreto (Sosa Escalante)

-- de Francisco Sosa Escalante --

Te engañas, Margarita encantadora,
Si piensas ocultar el vivo fuego
Que arde en tu corazon; Amor es ciego
Y más y más lo es, si triste llora.

El amor tus mejillas descolora,
Tu voz traduce del amor el ruego,
Y tus pupilas con su ardiente riego
Denuncian la pasion que te devora.

Si el sol la casta nitidez aviva
De la flor del cariño delicada,
¿Por qué pretendes que en la sombra viva?

Si es noble tu pasion, ¿por qué guardada
Así la dejas, cuando puede altiva
Reflejarse en la luz de tu mirada?



Carolina Coronado

la página en blanco

-- de Carolina Coronado --

Una tan sola reservó el destino
página en blanco para mí guardada;
y en dejar a mi musa limitada
la intención de los hados adivino.
Dice el sabio hartzenbusch, a quien invoco
siempre que de consejos necesito,
en cierto verso por su mano escrito,
principio y ceso de lo malo poco.
Menos modesta que hartzenbusch, acaso,
supliendo a su talento mi osadía,
seis páginas del álbum llenaría
si no atajaran a mi musa el paso.
Basta con ésta; y aun a ser borrada
yo la condeno, por mi orgullo loco,
pues, si debe hartzenhusch escribir poco,
yo no debo en conciencia escribir nada.



Poeta del día

© Todos los derechos reservados Buscapalabra.com

Ariiba