Buscar Poemas con Firma


  ·En el buscador de poemas puedes encontrar entre más de doce mil poemas todos aquellos que contienen las palabras de búsqueda. Los poemas forman parte de la antología poética de los 344 poetas más importantes en lengua Española de todos los tiempo. Puedes elegir entre dos tipos de búsqueda:
  ·Buscar entre todos los poemas los que contienen las palabras de la búsqueda.
  ·Buscar sólo los poemas cortos -aquellos que tienen 8 versos o menos- que coinciden con el criterio de búsqueda.

Se han encontrado 6 poemas con la palabra firma

Si lo prefieres puedes ver sólo los poemas cortos, aquellos que tienen ocho versos o menos aquí

Carolina Coronado

en el álbum de una que no quería más que la firma

-- de Carolina Coronado --

Ruéganme que sin enojo
estampe mi firma aquí;
tomo la pluma, la mojo,
sacúdola y hago así.

Poema en el álbum de una que no quería más que la firma de Carolina Coronado con fondo de libro

Alberti

LOS ÁNGELES MUERTOS

-- de Alberti --

Buscad, buscadlos:
en el insomnio de las cañerías olvidadas,
en los cauces interrumpidos por el silencio de las basuras.
No lejos de los charcos incapaces de guardar una nube,
unos ojos perdidos,
una sortija rota
o una estrella pisoteada.
Porque yo los he visto:
en esos escombros momentáneos que aparecen en las neblinas.
Porque yo los he tocado:
en el destierro de un ladrillo difunto,
venido a la nada desde una torre o un carro.
Nunca más allá de las chimeneas que se derrumban,
ni de esas hojas tenaces que se estampan en los zapatos.
En todo esto.
Más en esas astillas vagabundas que se consumen sin fuego,
en esas ausencias hundidas que sufren los muebles desvencijados,
no a mucha distancia de los nombres y signos que se enfrían en las paredes.
Buscad, buscadlos:
debajo de la gota de cera que sepulta la palabra de un libro
o la firma de uno de esos rincones de cartas
que trae rodando el polvo.
Cerca del casco perdido de una botella,
de una suela extraviada en la nieve,
de una navaja de afeitar abandonada al borde de un precipicio.

Poema LOS ÁNGELES MUERTOS de Alberti con fondo de libro

Manuel del Palacio

Díjolo Bartolo

-- de Manuel del Palacio --

Por su Dios y su reina puesto en jaque,
Y erudición vertiendo á toneladas,
Echó en el robo aquél su cuarto á espadas
Cierto marqués injerto en badulaque.

Habló de joyas con igual empaque
Que si hubieran por él sido pagadas;
Soltó al liberalismo dos guantadas,
Y se puso á arreglar el miriñaque.

No negó que el asunto es de copete,
Ni que hay ladrón á quien seguir las huellas;
Pero él sólo á los muertos compromete.

Contra un francés dirige sus querellas,
Y así da fin el trágico sainete
Que firma el paje de José Botellas.

Poema Díjolo Bartolo de Manuel del Palacio con fondo de libro

Sor Juana Inés de la Cruz

La sentencia de Justo

-- de Sor Juana Inés de la Cruz --

Firma Pilatos la que juzga ajena
Sentencia, y es la suya. ¡Oh caso fuerte!
¿Quién creerá que firmando ajena muerte
el mismo juez en ella se condena?

La ambición de sí tanto le enajena
Que con el vil temor ciego no advierte
Que carga sobre sí la infausta suerte,
Quien al Justo sentencia a injusta pena.

Jueces del mundo, detened la mano,
Aún no firméis, mirad si son violencias
Las que os pueden mover de odio inhumano;

Examinad primero las conciencias,
Mirad no haga el Juez recto y soberano
Que en la ajena firméis vuestras sentencias.



Carolina Coronado

en un álbum donde hallé la firma de hartzenbusch

-- de Carolina Coronado --

Huéspeda en la risueña andalucía,
hoy hallo con placer inesperado
tu nombre, buen maestro, aquí grabado
con el sello inmortal de tu poesía:
y del pájaro igual no es la alegría
si solo, triste, incierto, fatigado,
por las ardientes zonas abrasado
halla una palma en la mitad del día.
Como en mi libro, protector me sea
tu nombre aquí, y en ánimo tranquilo
aguardaré al curioso que me lea:
pues que podemos escoger asilo
entre estas hojas y a ninguno agravio,
quiero elegir la vecindad de un sabio.



Carolina Coronado

en el álbum de una dama para la cual se pidan elogios sin conocerla

-- de Carolina Coronado --

De tus ojos, bella flora,
muy bella será la llama,
cuando aquí llega la fama
de su brillo y su beldad,
y cuando yo desdeñando
de la envidia los enojos,
la hermosura de tus ojos
celebro en mi soledad.
Yo declaro, aunque no he visto
la belleza de tu cara,
que ninguna estrella clara
tiene tanto resplandor,
y que el mismo sol ardiente
con tener matices rojos,
si se presentan tus ojos
pierde al mirarte el color.
Y yo sin verte declaro,
por solo presentimiento,
que eres de gracias portento,
un tesoro de bondad,
y que faltando a mi mente
una musa protectora,
invoco en mis versos, flora,
por numen a tu deidad.
¡Ay! yo quisiera decirte
cuánto tu rostro merece...
Pero, flora, son ya trece
los álbumes que hoy firmé;
y de mi numen escaso
gasté tantos consonantes,
que las perlas y brillantes
de su tesoro agoté.
¡Ojalá que tú primero
me dieras el álbum, flora,
y no me encontrara ahora
tan exhausta para ti!;
mas tú serás la postrera
ya que la suerte lo quiere;
para los álbumes muere
quien pone su firma aquí.



© Todos los derechos reservados Buscapalabra.com

Ariiba