Buscar Poemas con Amor


  ·En el buscador de poemas puedes encontrar entre más de doce mil poemas todos aquellos que contienen las palabras de búsqueda. Los poemas forman parte de la antología poética de los 344 poetas más importantes en lengua Española de todos los tiempo. Puedes elegir entre dos tipos de búsqueda:
  ·Buscar entre todos los poemas los que contienen las palabras de la búsqueda.
  ·Buscar sólo los poemas cortos -aquellos que tienen 8 versos o menos- que coinciden con el criterio de búsqueda.

Se han encontrado 72 poemas cortos con la palabra amor

José Ángel Buesa

lied

-- de José Ángel Buesa --

Mi corazón se queda aunque mi amor se vaya,
porque el recuerdo nace de un ansia de olvidar.
Tu amor tiene la tibia ternura de una playa;
mi amor es inestable como el viento y el mar.
Aunque mi amor se vaya no has de quedarte sola,
pues te dejo el reflejo de la luz que encendí:
tu amor es una playa , mi amor es una ola,
y necesariamente yo he de volver a ti...

Poema lied de José Ángel Buesa con fondo de libro

Pablo Neruda

amor, amor aquel y aquella

-- de Pablo Neruda --

Amor, amor aquel y aquella,
si ya no son, dónde se fueron?
ayer, ayer dije a mis ojos
cuándo volveremos a vernos?
y cuando se muda el paisaje
son tus manos o son tus guantes?
cuando canta el azul del agua
cómo huele el rumor del cielo?

Poema amor, amor aquel y aquella de Pablo Neruda con fondo de libro

José Martí

obra y amor

-- de José Martí --

La obra-delante, y el amor-adentro:
y el amor, remolino avaricioso,
el alma entera arrastra al hondo centro;
la obra perecey el amor celoso,
luego que por su culpa el hombre yerra,
con culpa y sin vigor lo deja en tierra.

Poema obra y amor de José Martí con fondo de libro

Tirso de Molina

Triunfo de amor

-- de Tirso de Molina --

Hagan plaza, den entrada,
que viene triunfando Amor
de una batalla mortal
en que ha sido vencedor.



Luis Rosales

el amor es una soldadura más o menos autógena

-- de Luis Rosales --

No tardarás en saber
que un amor puede doler
cierto, mentido y soñado.
Y quizás
ninguno estará de más.
Luis rosales



Pablo Neruda

caen pensamientos de amor

-- de Pablo Neruda --

Caen pensamientos de amor
en los volcanes extinguidos?
es un cráter una venganza
o es un castigo de la tierra?
con qué estrellas siguen hablando
los ríos que no desembocan?



José Tomás de Cuellar

La vida y la muerte (Cuéllar)

-- de José Tomás de Cuellar --

QUISO Dios y bajando conmovida
El alma á disfrutar humana suerte,
Vino á abrazar á la materia inerte
En la remota inmensidad perdida.

De ese abrazo de amor nació la vida.
De otro abrazo de amor nace la muerte.



Gustavo Adolfo Bécquer

rima lxxxvi

-- de Gustavo Adolfo Bécquer --

Yo me acogí, como perdido nauta,
a una mujer, para pedirle amor,
y fue su amor cansancio a mis sentidos,
hielo a mi corazón.
Y quedé, de mi vida en la carrera,
que un mundo de esperanza ayer pobló,
como queda un viandante en el desierto:
¡a solas con dios!



Mario Benedetti

su amor no era sencillo

-- de Mario Benedetti --

Los detuvieron por atentado al pudor. Y nadie les creyó cuandoel hombre y la mujer trataron de explicarse. En realidad, su amor noera sencillo. Él padecía claustrofobia, y ella,agorafobia. Era sólo por eso que fornicaban en los umbrales.
Mario benedetti



Miguel Unamuno

Al amor de la lumbre (RSL)

-- de Miguel Unamuno --

Al amor de la lumbre cuya llama
como una cresta de la mar ondea.
Se oye fuera la lluvia que gotea
sobre los chopos. Previsora el ama

supu ordenar se me temple la cama
con sahumerio. En tanto la Odisea
montes y valles de mi pecho orea
de sus ficciones con la rica trama



Miguel Unamuno

Dama de ensueño

-- de Miguel Unamuno --

Dama de ensueño es más terrible dama
que la de carne; el pobre anacoreta
rendido, al alba, encuéntrase en la cama
solo, sin el amor y el alma inquieta.

Cuando enemiga soledad le aprieta
triste consúmese en la fría llama
de infecundo deseo, amor no enceta
y está gastado por que sueña que ama



Juan Ramón Jiménez

la única rosa

-- de Juan Ramón Jiménez --

Todas las rosas son la misma rosa,
amor, la única rosa.
Y todo queda contenido en ella,
breve imajen del mundo,
¡amor!, la única rosa.
Juan ramón jiménez



Salvador Rueda

coplas 33

-- de Salvador Rueda --

Digo una misa de amor,
tú eres la virgen divina
y el sacerdote soy yo.



Rubén Darío

abrojo 1

-- de Rubén Darío --

¡día de dolor
aquel en que vuela
para siempre el ángel
del primer amor!



Rubén Darío

Abrojo 1 (Rubén Darío)

-- de Rubén Darío --

¡Día de dolor
aquel en que vuela
para siempre el ángel
del primer amor!



Amado Nervo

dilema

-- de Amado Nervo --

O no hay alma, y mi muerta ya no existe
(conforme el duro y cruel polvo serás )...
O no puede venir, y está muy triste;
pero olvidarse de mi amor, ¡jamás!
si de lo que ella fue sólo viviese
un átomo consciente, tras la fría
transmutación de los sepulcros, ¡ese
átomo de conciencia me amaría!



Amado Nervo

perlas negras - que ya tu juventud está marchita

-- de Amado Nervo --

Que ya tu juventud está marchita
y no puedes amar frase solemne,
mas inútil, ¡oh rubia margarita!
el amor es un lázaro perenne:
cuando apenas ha muerto, resucita.



Amado Nervo

benedicta

-- de Amado Nervo --

No sé adónde llevóse la marea
de la muerte tu ser, pero yo exclamo,
con el inmenso amor con que te amo:
¡dondequiera que esté, bendita sea!



Jaime Torres Bodet

en abril. miedo

-- de Jaime Torres Bodet --

Hasta qué parte de mí mismo
tendré que ir para encontrar
el secreto de tu belleza
y la verdad de tu bondad?
¿qué fuerza oscura y tumultuosa
tendrá que vencer nuestro amor,
para dar el curso del mío
al río de tu corazón?...



Jaime Torres Bodet

en abril. amor único

-- de Jaime Torres Bodet --

Ramo del corazón, el que se hace
sólo una vez. El que se da, sin verlo.
No sería bastante todo el abril del mundo
para hacerlo de nuevo.



Jaime Torres Bodet

cuando hay alguien...

-- de Jaime Torres Bodet --

Cuando hay alguien que implora de mi labio un consejo,
yo le ofrezco mi amor;
¿qué pudiera decirle, yo que vivo perplejo
y de mí propio, espectador?
ha de llegar un día en que mi boca sea
venero de piedad,
exigid para entonces que yo os brinde mi idea:
¡hoy tan sólo sé amar!



Jaime Torres Bodet

en abril. jardín

-- de Jaime Torres Bodet --

En primavera da flor el clavel.
Pero ¿en qué tiempo da dicha el amor?
enel recuerdo...
En primavera da aroma el rosal.
Pero ¿en qué tiempo da fuerza el dolor?
enel silencio...



Jorge Debravo

poema

-- de Jorge Debravo --

Desde que el primer hijo -en noche de tortura-
se desprendió de ti como un brazo viviente,
la carne se te ha hecho una fruta madura
y el amor como un pan se te ve y se te siente.

Tus mejillas se han vuelto suaves como pañales,
la voz se te ha llenado de ternuras y almohadas,
palpitan en tus ojos dos tiernos animales
y son como dos sombras tus manos sosegadas...



Octavio Paz

raíz del hombre. iv

-- de Octavio Paz --

No hay vida o muerte,
tan sólo tu presencia,
inundando los tiempos,
destruyendo mi ser y su memoria.
En el amor no hay formas
sino tu inmóvil nombre, como estrella.
En sus orillas cantan
el espanto y la sed de lo invisible.



Pedro Antonio de Alarcón

Epitafio

-- de Pedro Antonio de Alarcón --

Llorad aquí los que en veloz huida
cruzáis el tiempo que a la muerte os lanza.
Contemplad en ceniza convertida
cuanta ventura a desear se alcanza;
belleza, juventud, virtudes, vida,
dicha, gracias, amor, genio, esperanza,
amiga, hermana, hija, madre, esposa...
¡Todo desvanecido aquí reposa!



José Tomás de Cuellar

Soledad del alma

-- de José Tomás de Cuellar --

ES un desierto erial la vida mía:
No brotan á mis piés pintadas flores,
Y mi laúd envía
No del amor la tierna melodía,
Sinó el son de mis íntimos dolores.

Lució la aurora límpida y radiante
Después de larga noche de aislamiento:
Dentro del pecho amante,



José Tomás de Cuellar

Tus ojos negros

-- de José Tomás de Cuellar --

MÁS negros que la noche de mis penas;
Más bellos que el amor y la poesía;
Más ardientes que el sol que fecundiza
Tu hermosa Andalucía.
Fueran mortales, cual saeta aguda,
Si Dios, con sabio celo,
No los hubiera puesto en tu semblante
Para mirar al cielo.



José Ángel Buesa

epílogo

-- de José Ángel Buesa --

Di que mi amor ha muerto de una forma habitual,
aunque tú, por la espalda, le clavaste un puñal.
Lo enterraremos juntos, sin pesar ni alegría,
aunque yo sólo sepa que vive todavía.
Pero no intentes nunca remover esa fosa:
déjala abandonada; déjala silenciosa...
Pues si un día la abrieras, tu mano desleal
no hallaría otra cosa que tu propio puñal.



Gabriel Celaya

consejo mortal

-- de Gabriel Celaya --

Levanta tu edificio. Planta un árbol.
Combate si eres joven. Y haz el amor, ¡ah, siempre!
mas no olvides al fin construir con tus triunfos
lo que más necesitas: una tumba, un refugio.
Gabriel celaya



Gustavo Adolfo Bécquer

rima xxx

-- de Gustavo Adolfo Bécquer --

Asomaba a sus ojos una lágrima
y a mis labios una frase de perdón...
Habló el orgullo y se enjugó su llanto,
y la frase en mis labios expiró.
Yo voy por un camino, ella por otro;
pero al pensar en nuestro mutuo amor,
yo digo aún: ¿por que callé aquél día?
y ella dirá. ¿Por qué no lloré yo?



Gustavo Adolfo Bécquer

rima xxxix

-- de Gustavo Adolfo Bécquer --

¿a qué me lo decís? lo sé: es mudable,
es altanera y vana y caprichosa;
antes que el sentimiento de su alma,
brotará el agua de la estéril roca.
Sé que en su corazón, nido de sierpes,
no hay una fibra que al amor responda;
que es una estatua inanimada..., Pero...
¡Es tan hermosa!



Gustavo Adolfo Bécquer

rima xxxvi

-- de Gustavo Adolfo Bécquer --

Si de nuestros agravios en un libro
se escribiese la historia,
y se borrase en nuestras almas cuanto
se borrase en sus hojas;
te quiero tanto aún; dejó en mi pecho
tu amor huellas tan hondas,
que sólo con que tú borrases una,
¡las borraba yo todas!



Gustavo Adolfo Bécquer

rima lxix

-- de Gustavo Adolfo Bécquer --

Al brillar un relámpago nacemos
y aún dura su fulgor cuando morimos;
¡tan corto es el vivir!
la gloria y el amor tras que corremos
sombras de un sueño son que perseguimos:
¡despertar es morir!



Gustavo Adolfo Bécquer

rima lxiv

-- de Gustavo Adolfo Bécquer --

Como guarda el avaro su tesoro,
guardaba mi dolor;
le quería probar que hay algo eterno
a la que eterno me juró su amor.
Mas hoy le llamo en vano y oigo al tiempo
que le agotó, decir:
¡ah, barro miserable, eternamente
no podrás ni aun sufrir!



Gustavo Adolfo Bécquer

rima xxxiii

-- de Gustavo Adolfo Bécquer --

Es cuestión de palabras, y, no obstante,
ni tú ni yo jamás,
después de lo pasado, convendremos
en quién la culpa está.
¡Lástima que el amor un diccionario
no tenga dónde hallar
cuándo el orgullo es simplemente orgullo
y cuándo es dignidad!



Gustavo Adolfo Bécquer

rima x

-- de Gustavo Adolfo Bécquer --

Los invisibles átomos del aire
en derredor palpitan y se inflaman
el cielo se deshace en rayos de oro
la tierra se estremece alborozada.
Oigo flotando en olas de armonía
rumor de besos y batir de alas,
mis párpados se cierran...¿Qué sucede?
¿dime?... ¡Silencio!... ¿Es el amor que pasa?



Gustavo Adolfo Bécquer

rima xc

-- de Gustavo Adolfo Bécquer --

Es un sueño la vida,
pero un sueño febril que dura un punto;
cuando de él se despierta,
se ve que todo es vanidad y humo...
¡Ojalá fuera un sueño
muy largo y muy profundo,
un sueño que durara hasta la muerte!...
Yo soñaría con mi amor y el tuyo.



Gustavo Adolfo Bécquer

rima lviii

-- de Gustavo Adolfo Bécquer --

¿quieres que de ese néctar delicioso
no te amargue la hez?
pues aspírale, acércale a tus labios
y déjale después.
¿Quieres que conservemos una dulce
memoria de este amor?
pues amémonos hoy mucho y mañana
digámonos ¡adiós!



Gustavo Adolfo Bécquer

rima xxxviii

-- de Gustavo Adolfo Bécquer --

Los suspiros son aire y van al aire!
las lágrimas son agua y van al mar!
dime, mujer, cuando el amor se olvida
¿sabes tú adónde va?



Gustavo Adolfo Bécquer

rima xci

-- de Gustavo Adolfo Bécquer --

Podrá nublarse el sol eternamente;
podrá secarse en un instante el mar;
podrá romperse el eje de la tierra
como un débil cristal.
¡Todo sucederá! podrá la muerte
cubrirme con su fúnebre crespón;
pero jamás en mí podrá apagarse
la llama de tu amor.



Gustavo Adolfo Bécquer

rima l

-- de Gustavo Adolfo Bécquer --

Lo que el salvaje que con torpe mano
hace de un tronco a su capricho un dios,
y luego ante su obra se arrodilla,
eso hicimos tú y yo.
Dimos formas reales a un fantasma,
de la mente ridícula invención,
y hecho el ídolo ya, sacrificamos
en su altar nuestro amor.



Gustavo Adolfo Bécquer

rima xcii

-- de Gustavo Adolfo Bécquer --

Tu aliento es el aliento de las flores,
tu voz es de los cisnes la armonía;
es tu mirada el esplendor del día,
y el color de la rosa es tu color.
Tú prestas nueva vida y esperanza
a un corazón para el amor ya muerto:
tú creces de mi vida en el desierto
como crece en un páramo la flor.



Salvador Díaz Mirón

A Blanca (Salvador Díaz Mirón)

-- de Salvador Díaz Mirón --

¡Tu belleza mirífica no asoma
y en éxtasis escucho tu voz clara,
que llega del jardín cual un aroma,
pero cual un aroma que cantara!

¡Endulzas con tu acento un mar de acíbar
y en éxtasis escucho tu voz clara,
que viene de un amor, cual un almíbar,
pero cual un almíbar que cantara!



Caridad (Castro)

-- de Vicenta Castro Cambón --

Señor, cuando a la busca de una oveja perdida
al camino te lanzas, el alma agradecida
se anonada y no acierta la palabra de amor.
Señor, yo sé que vienes en busca de mi hada
y a la puerta te aguardo de mi pobre morada;
más sólo sé decirte: ¡Heme a tus pies, Señor!



Angel González

todo amor es efímero

-- de Angel González --

Ninguna era tan bella como tú
durante aquel fugaz momento en que te amaba:
mi vida entera.
Ángel gonzález



Angel González

eso era amor

-- de Angel González --

Le comenté:
me entusiasman tus ojos.
Y ella dijo:
¿te gustan solos o con rimel?
grandes,
respondí sin dudar.
Y también sin dudar
me los dejó en un plato y se fue a tientas.



Antonio Machado

Arde en tus ojos un misterio, virgen

-- de Antonio Machado --

Arde en tus ojos un misterio, virgen
esquiva y compañera.
No sé si es odio o es amor la lumbre
inagotable de tu aljaba negra.
Conmigo irás mientras proyecte sombra
mi cuerpo y quede a mi sandalia arena.
—¿Eres la sed o el agua en mi camino?
Dime, virgen esquiva y compañera.



Antonio Machado

Arte poética

-- de Antonio Machado --

Y en toda el alma hay una sola fiesta
tú lo sabrás, Amor sombra florida,
sueño de aroma, y luego... Nada; andrajos,
rencor, filosofía.
Roto en tu espejo tu mejor idilio,
Y vuelto ya de espaldas a la vida,
Ha de ser tu oración de la mañana:
¡Oh, para ser ahorcado, hermoso día!



Antonio Machado

Las ascuas de un crepúsculo morado

-- de Antonio Machado --

Las ascuas de un crepúsculo morado
detrás del negro cipresal humean...
En la glorieta en sombra está la fuente...
Con su alado y desnudo Amor de piedra,
que sueña mudo. En la marmórea taza
reposa el agua muerta.



Manuel Reina

A F...

-- de Manuel Reina --

Cuando miro de noche en el cielo
dos brillantes estrellas unidas,
me figuro que son nuestras almas
refulgentes de amor y alegría.
Pero al ver separarse a una de ellas
señalando una estela divina,
¡ay! me muero al pensar que es tu alma
que se aleja, veloz, de la mía.



Mario Benedetti

sóndrome

-- de Mario Benedetti --

Todavía tengo casi todos mis dientes
casi todos mis cabellos y poquísimas canas
puedo hacer y deshacer el amor
trepar una escalera de dos en dos
y correr cuarenta metros detrás del ómnibus
o sea que no debería sentirme viejo
pero el grave problema es que antes
no me fijaba en estos detalles.



Miguel Unamuno

A una gazmoña

-- de Miguel Unamuno --

Coqueteas, hipócrita gazmoña,
con Cristo, á quien llamándote su sierva,
le tienes como á novio de reserva
por si el otro marrase. Ya bisoña

no ores en estas lides, la ponzoña
sabes sacar de la embrujada hierba
del amor y ponértela en conserva,
por si á su toque mocedad retoña



Miguel Unamuno

Dulce silencioso pensamiento

-- de Miguel Unamuno --

En el fondo las risas de mis hijos;
yo sentado al amor de la camilla;
Heródoto me ofrece rica cilla
del eterno saber y entre acertijos

de la Pitia venal, cuentos prolijos
realce de la eterna maravilla
de nuestro sino. Frente á mi en su silla
ella cose y teniendo un rato fijos



Miguel Unamuno

O cruz u oro!

-- de Miguel Unamuno --

Sobre el pecho, colgada de tu cuello,
una cruz de oro refulgente llevas
dando así al mundo acrisoladas pruebas
de cristiana. En tu rostro un día bello

los afeites é insomnios triste sello
de amor venal dejaron. ¡Pobres Evas
que del pecado en las hediondas cuevas
de la imagen de Dios el fiel destello



Miguel Unamuno

Pasado y porvenir

-- de Miguel Unamuno --

A la yerba que cubre tu morada
de queda y donde tu alma en su capullo
de polvo espera, arráncale un murmullo
la lluvia que del cielo derramada

la hiere. La canción es encantada
del último misterio, es el arrullo
de nuestro último amor, el dulce abrullo
de nuestra madre Tierra, ya cansada



Miguel Unamuno

Templo de carne

-- de Miguel Unamuno --

Tu pecho, de esplendor dórico-jónico,
tiene en el corazón el relicario
en que guardas las hojas del breviario
del rezo lento del amor canónico.

Lleva tu cara de perfil armónico
cual lámparas tus ojos del sagrario
y tu boca, de corte lapidario,
una sonrisa de vigor irónico.



Miguel Unamuno

Y ¿qué es eso?

-- de Miguel Unamuno --

Y ¿qué es eso del Infierno?
me dirás.
Es el revés de lo eterno,
nada más.

Que yacer en el olvido
del Señor
es el infierno temido
del Amor.



Juan Gelman

el ladrón

-- de Juan Gelman --

En la noche silenciosa y oscura,
huyendo de toda presencia humana o animal,
evitando los ruidos, furtivamente roba
fuego de las palabras y palabras del fuego
para sí, para todos, para el amor que no conocerá
algún día
y la ceniza fría le castiga las manos.



Juan Gelman

foto

-- de Juan Gelman --

En la fotografía que tus ojos vuelven dulce
hay tu rostro de perfil, tu boca, tus cabellos,
pero cuando vibrábamos de amor
bajo el oleaje de la noche y el clamor de la ciudad
tu rostro es una tierra siempre desconocida
y esta fotografía el olvido, otra cosa.



Juan Gelman

madrugada

-- de Juan Gelman --

Jugos del cielo mojan la madrugada de la ciudad violenta.
Ella respira por nosotros.
Somos los que encendimos el amor para que dure,
para que sobreviva a toda soledad.
Hemos quemado el miedo, hemos mirado frente a frente al dolor
antes de merecer esta esperanza.
Hemos abierto las ventanas para darle mil rostros.



Juan Ramón Jiménez

la ausencia

-- de Juan Ramón Jiménez --

Cuando el amor se va,
parece que se inmensa.
¡Cómo le aumenta el alma
a la carne la pena!
cuando se pone el sol
lo ahondan las estrellas.



Juan Ramón Jiménez

el descenso

-- de Juan Ramón Jiménez --

Sí, esta tarde no es imajen,
las nubes son rosas, sí,
las rosas son vida, sí.
Esta tarde tú eres tú,
no es nube el amor en mí,
es vida la rosa en mí.



Juan Ramón Jiménez

mi oasis

-- de Juan Ramón Jiménez --

Qué trasparente amor,
en la cálida tarde tranquila,
el del azul y yo.
Mi pena viene y va.
Mas la mira una estrella suave
y se pone a cantar.



Juan Ramón Jiménez

sol y rosa

-- de Juan Ramón Jiménez --

Rosa completa en olor.
Sol terminante en ardor.
Serenidad de lo uno.
(Rompevida del amor).
Tú queriendo y sin poder.
Yo pudiendo y sin querer.
¡Pobre rosa con el hombre!
¡triste sol con la mujer!



José Cadalso

epigrama. a júpiter, neptuno y plutón

-- de José Cadalso --

Ufanos con el gobierno
del infierno, cielo y mar
los tres dioses no han de estar.
Amor con ser niño tierno
a los tres sabe mandar.



José Cadalso

remitiendo a un poeta joven las poesías de garcilaso con algunos versos míos

-- de José Cadalso --

Si mis ásperos metros yo te envío
con dulces versos del divino laso,
no juzgues que el orgullo necio mío
me finja que le iguale en el parnaso.
Lo hago porque juntas quiero darte
con prendas de mi amor, reglas del arte.



José Martí

cuba nos une...

-- de José Martí --

Cuba nos une en extranjero suelo,
auras de cuba nuestro amor desea:
cuba es tu corazón, cuba es mi cielo,
cuba en tu libro mi palabra sea.



Cristóbal de Castillejo

canseco a su chamarra

-- de Cristóbal de Castillejo --

No temáis, chamarra mía,
que os puedan a vos decir
si no que por me seguir
dexastes la compañía.

Si me tuvistes amor,
no estuvistes engañada,
pues yo os quise deshonrada,
por veros de mi color.



Rubén Darío

abrojo 2

-- de Rubén Darío --

¿cómo decía usted, amigo mío?
¿que el amor es un río? no es extraño.
Es ciertamente un río
que uniéndose al confluente del desvío,
va a perderse en el mar del desengaño.



Rubén Darío

Abrojo 2 (Rubén Darío)

-- de Rubén Darío --

¿Cómo decía usted, amigo mío?
¿Que el amor es un río? No es extraño.
Es ciertamente un río
que uniéndose al confluente del desvío,
va a perderse en el mar del desengaño.



Rubén Darío

La Dea

-- de Rubén Darío --

LBERTO, en el propíleo del tiempo soberano
Donde Renan rezaba, Verlaine cantado hubiera.
Primavera una rosa de amor tiene en la mano
Y cerca de la joven y dulce Primavera



Rubén Darío

Los tres Reyes Magos

-- de Rubén Darío --

Yo soy Gaspar. Aquí traigo el incienso.
Vengo a decir: La vida es pura y bella.
Existe Dios. El amor es inmenso.
Todo lo sé por la divina Estrella!

— Yo soy Melchor. Mi mirra aroma todo.
Existe Dios. Él es la luz del día.
La blanca flor tiene sus pies en lodo.
Y en el placer hay la melancolía!



Poetisa del día

Poeta del día

© Todos los derechos reservados Buscapalabra.com

Ariiba