Buscar Poemas con Alegría


  ·En el buscador de poemas puedes encontrar entre más de doce mil poemas todos aquellos que contienen las palabras de búsqueda. Los poemas forman parte de la antología poética de los 344 poetas más importantes en lengua Española de todos los tiempo. Puedes elegir entre dos tipos de búsqueda:
  ·Buscar entre todos los poemas los que contienen las palabras de la búsqueda.
  ·Buscar sólo los poemas cortos -aquellos que tienen 8 versos o menos- que coinciden con el criterio de búsqueda.

Se han encontrado 13 poemas cortos con la palabra alegría

Manuel del Palacio

Madrigal

-- de Manuel del Palacio --

Me miraste, alma mía,
y fue tal mi alegría
y es mi pasión tan loca,
que sentir me parece todavía
el beso de tus ojos en mi boca.

Poema Madrigal de Manuel del Palacio con fondo de libro

Salvador Rueda

coplas 41

-- de Salvador Rueda --

En tu puerta me detengo,
pues temo que la alegría
me trastorne el pensamiento.

Poema coplas 41 de Salvador Rueda con fondo de libro

Pablo Neruda

y qué dijeron los rubíes

-- de Pablo Neruda --

Y qué dijeron los rubíes
ante el jugo de las granadas?
pero por qué no se convence
el jueves de ir después del viernes?
quiénes gritaron de alegría
cuando nació el color azul?
por qué se entristece la tierra
cuando aparecen las violetas?

Poema y qué dijeron los rubíes de Pablo Neruda con fondo de libro

Pablo Neruda

oyes en medio del otoño

-- de Pablo Neruda --

Oyes en medio del otoño
detonaciones amarillas?
por qué razón o sinrazón
llora la lluvia su alegría?
qué pájaros dictan el orden
de la bandada cuando vuela?
de qué suspende el picaflor
su simetría deslumbrante?



José Ángel Buesa

epílogo

-- de José Ángel Buesa --

Di que mi amor ha muerto de una forma habitual,
aunque tú, por la espalda, le clavaste un puñal.
Lo enterraremos juntos, sin pesar ni alegría,
aunque yo sólo sepa que vive todavía.
Pero no intentes nunca remover esa fosa:
déjala abandonada; déjala silenciosa...
Pues si un día la abrieras, tu mano desleal
no hallaría otra cosa que tu propio puñal.



Gustavo Adolfo Bécquer

rima lxii

-- de Gustavo Adolfo Bécquer --

Primero es un albor trémulo y vago,
raya de inquieta luz que corta el mar;
luego chispea y crece y se difunde
en ardiente explosión de claridad.
La brilladora lumbre es la alegría;
la temerosa sombra es el pesar;
¡ay!, en la oscura noche de mi alma,
¿cuándo amanecerá?



Vicente Ruiz Llamas

En la playa

-- de Vicente Ruiz Llamas --

Contemplando sentado en la plata
el azul transparente del mar,
la veloz sucesión de las olas
con su triste y eterno bramar.

Así fluyen, me dije, en el alma,
y refluyen y vienen y van.
Alegría, tormento, ventura,
sentimiento, placer y pesar.



Antonio Machado

Yo, como Anacreonte...

-- de Antonio Machado --

Yo, como Anacreonte,
quiero cantar, reír y echar al viento
las sabias amarguras
y los graves consejos,
y quiero, sobre todo, emborracharme,
ya lo sabéis... ¡Grotesco!
Pura fe en el morir, pobre alegría
y macabro danzar antes de tiempo.



Manuel Reina

A F...

-- de Manuel Reina --

Cuando miro de noche en el cielo
dos brillantes estrellas unidas,
me figuro que son nuestras almas
refulgentes de amor y alegría.
Pero al ver separarse a una de ellas
señalando una estela divina,
¡ay! me muero al pensar que es tu alma
que se aleja, veloz, de la mía.



Juan Gelman

¿allora

-- de Juan Gelman --

Ella se sienta sobre mi corazón y la presión
provoca lágrimas
no de tristeza o de espanto
tampoco de alegría
entonces
¿por qué lloro
alrededor de la mañana feliz?



Juan Ramón Jiménez

qué alegría este tirar

-- de Juan Ramón Jiménez --

De mi freno, cada instante;
este volver a poner
el pie en el lugar cercano,
(casi otro, casi el mismo),
de donde aprisa se iba;
este hacer la seña leve,
segundamente, inmortal!



Juan Ramón Molina

Nada es todo

-- de Juan Ramón Molina --

Hermano mío en el arte y en la lira sagrada
Que de la vieja estigia sentado en un recodo
Me dices que las cosas de este mundo son nada
Pero que las del otro, las del celeste, todo

No siembres esa lívida seta emponzoñada
En mi jardín de sueños, con tan amable modo
Sino una vid de vida, de racimos cargada
Que de alegría deje el corazón beodo



Rubén Darío

Garçonière

-- de Rubén Darío --

Era el instante, dígalo la musa
Que las dichas trae, que las penas lleva:
La tristeza pasa, velada y confusa;
La alegría, rosas y azahares nieva.



Poetisa del día

Poeta del día

© Todos los derechos reservados Buscapalabra.com

Ariiba