Ejemplos con tradicionalista

Muchas veces la mejor manera de entender el significado de una palabra, es leer textos donde aparece dicha palabra. Por ese motivo te ofrecemos innumerables ejemplos extraidos de textos españoles seleccionados.

Miles de refugiados civíles padecieron el escorbuto y las epidemias del asedio dentro de las fortalezas del Callao lo que escandalizó a la sociedad limeña y fue reflejada por el tradicionalista Ricardo Palma en su obra El fraile y la monja del Callao.
Su lema Dios, Patria y Rey enlaza, por lo demás, con el ideario tradicionalista y su esquema de fobias/filias resulta perfectamente válido en un momento en que la identidad partidista queda supeditada a la necesidad de formar grandes coaliciones electorales y la exposición programática cede paso al genérico slogan.
Pero la magnífica adaptación de la planta a nuestros climas, y su gran resistencia a las heladas y plagas, así como el sentido tradicionalista del pueblo, impidió su desaparición.
Quien diseñó la yuxtaposición con que fue adoptado el símbolo de la JONS fue el burgalés Escribano Ortega, firmante del manifiesto de los gallos de marzo en el que convergían su cualidad de dibujante con su personalidad tradicionalista.
A partir de este año pasó a subtitularse Diario tradicionalista, además de realizar cambios tipográficos.
Espina se autoproclama como Esclavo de la virgen Maria y es seguidor del Sedevacantismo, un grupo tradicionalista católica que combate las reformas del Concilio Vaticano II y no admite los papas sagrados después del Concilio Vaticano II.
Por influencia de Dolmetsch, Pallis se acercó intelectualmente a los escritos del metafísico y crítico tradicionalista del mundo moderno René Guénon, y el gran hinduista e historiador del arte sagrado Ananda Coomaraswamy.
Escribió desde la perspectiva llamada Escuela Tradicionalista o Perennialista de las Religiones Comparadas fundada por René Guénon, Ananda Coomaraswamy y Frithjof Schuon, a quienes Pallis conocía personalmente.
Todos estos pareceres podrían explicar otra aparente paradoja, y es que, al advenimiento de la República, el Ministro de Justicia, Fernando de los Ríos, pone al catedrático tradicionalista en la presidencia de la Sala Quinta del Tribunal Supremo, de la que tres años después pasaría a la Tercera.
Perteneciente en su inicio al sector tradicionalista del franquismo, pero leal al Rey Juan Carlos Rey Juan Carlos desde su nombramiento como Príncipe.
Aunque ejerció como abogado a lo largo de su vida, desde joven se sintió atraído por el periodismo, asimismo sintió gran interés por los temas de historia y las tradiciones locales, influido por el movimiento romántico tradicionalista imperante en esa época.
Puede decirse, por tanto, que ha revalorizado el pensamiento tradicionalista, destacando su originalidad y autenticidad, profundizándolo en particular en las temáticas que conciernen al Estado y a la Constitución, en momentos en que buena parte de su generación buscaba posiciones política y eclesiásticamente más confortables.
Además de este grupo autóctono, un grupo mimético del español, la Falange Española Tradicionalista se formó en México por empresarios españoles para oponerse a la influencia de los que apoyaban a la Segunda República Española durante la Guerra Civil Española, que alcanzaron un gran apoyo del presidente mexicano Lázaro Cárdenas, que facilitó la integración en México a los exiliados republicanos españoles.
Desde la finalización de la Reconquista al final del siglo XV, la monarquía española había mantenido un régimen centralizado, tradicionalista, aristocrático y con devoción católica que se hizo cada vez más difícil de mantener como el país industrializado y el pensamiento anarquista, socialista, comunista y nacionalista creció en popularidad.
Perteneció a la Sociedad de Estudios Tradicionalistas Juan Vázquez de Mella, órgano de la Hermandad Tradicionalista Carlos VII, una organización con miembros en Argentina y Uruguay vinculada a la Comunión Tradicionalista Carlista.
De familia tradicionalista y lengua materna árabe, se dedicó a sus estudios en un ambiente islámico ortodoxo, consiguiendo dominar el urdu, el persa, el hindi y el inglés.
La solución tradicionalista que muestra su interior de tres naves con cúpula sobre crucero, contrasta con la dinámica presencia de sus exteriores, especialmente en la fachada principal, revestida de blanco y perfilada por líneas ondulantes de ritmo ascensorial.
Era una revista católica tradicionalista publicada por la Liga franc-católica de contenido a dominancia antimasónica y conspiracionista.
Davies fue la cabeza de la organización internacional católica tradicionalista Una Voce.
Defensor de una posición política de derecha laica, positivista y funcional de inspiración francesa, contraria a tendencias de un existencialismo tradicionalista y confesional, así como con algunos postulados filosóficos de la derecha liberal.
Posteriormente, este símbolo ha sido utilizado por el movimiento carlista y tradicionalista y por los requetés durante la Guerra Civil.
Santiago Bordaberry también es un activista religioso afín al carlismo tradicionalista español.
¡Oh, en cuanto a eso, también yo!replicaba el novel, contoneándose, y hasta mirando con cara de lástima al primer tradicionalista que casualmente pasara a su lado frotándose las manos.
Y su confianza en la superioridad que lleva sobre el litoral iniciador del Atlántico, se funda en que le considera demasiado reaccionario, demasiado europeo, demasiado tradicionalista.
¡Y viva la moralidad! ¡Y tradicionalista me soy!.
Yodecía Feijoo, soy progresista desengañado, y usted tradicionalista arrepentido.
¿Quién no conoce en la montaña al directo descendiente de los paladines y ricohombres gallegos, al infatigable cazador, al acérrimo tradicionalista? Limioso contaría a la sazón poco más de veintiséis años, pero ya sus bigotes, sus cejas, su cabello y sus facciones todas tenían una gravedad melancólica y dignidad algún tanto burlesca para quien por primera vez lo veía.
El señorito de Limioso, tradicionalista inveterado, como su padre y abuelo, había hecho dos o tres misteriosas excursiones hacia la parte del Miño, cruzando la frontera de Portugal, y susurrábase que celebraba entrevistas en Tuy con ciertos pájaros, afirmábase también que las señoritas de Molende estaban ocupadísimas construyendo cartucheras y no sé qué más arreos bélicos, y a cada paso recibían secretos avisos de que se iba a practicar un registro en su casa.
El candidato era una excelente persona de Orense, instruido, consecuentísimo tradicionalista, pero sin arraigo en el país y con fama de poca malicia política.


Poetisa del día

Poeta del día

© Todos los derechos reservados Buscapalabra.com

Ariiba