Ejemplos con prodigiosa

Muchas veces la mejor manera de entender el significado de una palabra, es leer textos donde aparece dicha palabra. Por ese motivo te ofrecemos innumerables ejemplos extraidos de textos españoles seleccionados.

En su hábitat natural, la especie sobrevive por el éxito en su prodigiosa producción de simiente, la remarcable larga vida de la semilla, y, postgerminación, su rápido crecimiento.
Una excepcional producción realizada en Miami junto al gran director de orquesta clásica venezolano Tulio Cremisini y el talento de Carlo Penisi con una extraordinaria interpretación en la que Danny descubre a los más jóvenes su prodigiosa voz y realiza una meditada y muy preparada incursión en el mundo lírico.
Visten con pieles de animales y poseen un cuerpo peludo y gigantesco, además de un único ojo enorme en su frente, lo que no les impide tener una vista prodigiosa y panorámica de varias leguas a la redonda desde la altura que les proporciona su estatura.
Su proyecto La Prodigiosa Maquinita de Soñar un Poco se posiciona como uno de los ensambles músicales con mayor difusión e importancia en la escena de la Cultura Méxicana, Iris Bringas es reconocida por cineastas en Portugal como exponente de la música Mexicana actual en el ramo de la World Music Indie.
La Prodigiosa Maquinita de Soñar un poco ha sido un ensamble innovador que modificó las tendencias de la música de autor, reconocido por la Extensión Cultural del Instituto Nacional de las Bellas Artes, México, forma parte del directorio de creadores de CONACULTA y ha sido reconocido por laSEP a través de su página sepiensa.
Tenía una memoria prodigiosa pudiendo acordarse de cada punto de la argumentación de su oponente en el tribunal según las palabras de Cicerón.
Los habitantes de la zona hablan de humo, imágenes y una voz prodigiosa que surge de la fortaleza presuntamente abandonada.
Poseía una riquísima cultura general, un vasto saber sobre la historia, tanto europea como americana, y una prodigiosa avidez de conocimiento.
Unas veces risueño, como en , acompaña el idilio amoroso de Andrés, otras veces es campo de palestra virgiliana para las barcas del cabildo de Abajo y del de Arriba, y en la prodigiosa final parece que lleva consigo, al estrellarse contra las y salpicarlas de rabiosa espuma, todas las iras, todos los odios y todas las venganzas de los personajes.
Han inventado, con su prodigiosa aptitud de improvisación, un acicate para el tiempo, y al conjuro de su voluntad poderosa, surge en un día, del seno de la absoluta soledad, la suma de cultura acumulable para la obra de los siglos.
Esta prodigiosa facultad inutilizaba en parte los colores de que se visten las especies tímidas para fundirse con la luz o la sombra.
Los obstáculos resultaban blandos, todo se arreglaba con prodigiosa facilidad, los hombres podían caminar a saltos.
Sintió de pronto dos dolores agudos, como una herida gemela hecha con dos armas a un tiempo: distinguió una tijera enorme que sobre ella se cernía, vio caer al suelo dos alas de paloma blancas y ensangrentadas, y sin ser poderosa a más, cayó ella también, pero de prodigiosa altura, no al suelo del jardín, sino a un precipicio, una sima muy honda, muy honda.
Porque, bajo aquel aparente sosiego, el cerebro de don Roque desplegaba una actividad prodigiosa.
Quiso repetir el feroz centauro, pero el hombre se levantó con agilidad y se dió a correr de tan prodigiosa manera, que el segundo garrotazo lo dió en el suelo, y en cuanto al tercero ni lo intentó siquiera.
Su jefe era Fernando Sanabre, el cual, mostrando una memoria prodigiosa, conocía a todos los trabajadores, llamándolos por sus nombres.
El automóvil aceleró su marcha por las amplias calles del ensanche, desiertas a aquellas horas, y paró con violenta rapidez entre los carruajes que estaban estacionados ante la iglesia del Sagrado Corazón, una obra prodigiosa de confitería arquitectónica, en la que el blanco de las ojivas se combinaba con el color rosa de los muros.
Quedarían en pie los palacios del ensanche, la ría prodigiosa con su puerto, que parece esperar las escuadras de todo el mundo: pero los palacios estarían desiertos, el abra, con sus contados barcos, tendría la triste grandeza de una jaula inmensa sin pájaros, y las fundiciones, los altos hornos, los cargaderos, serían ruinas, con sus chimeneas rotas, como esas columnas solitarias que hacen aún más trágica la soledad de las metrópolis muertas.
Los que sienten la fe son los menos, los más, entran en el mundo eclesiástico porque ven la Iglesia todavía triunfante y dominadora en apariencia y creen que dentro de ella les aguarda una carrera prodigiosa ¡Infelices! Yo también fui conducido al altar, entre música y gritos oratorios, como si marchase al triunfo.
Las pilastras blancas sostenían una parra vetusta, que daba sombra a tan vasto espacio, y apilados a lo largo de un lienzo de pared, taburetes y mesitas de cinc, en tan prodigiosa cantidad, que parecía haber previsto la invasión de su casa por la vega entera.
Todo el contorno parecía tener la vista fija en la taberna, esparciéndose con celeridad prodigiosa las noticias sobre el curso de la apuesta.
Byron, basado en su prodigiosa semejanza con el lord poeta.
Acisclo desplegó la más prodigiosa magnificencia.
Por detrás de la barrera iban los chulos de la plaza, con sus blusas rojas, abrumados bajo el peso de las capas de brega, repugnantes andrajos manchados de sangre, y por los tendidos, haciendo prodigios de equilibrio, filtrándose por entre el compacto gentío, avanzaban los vendedores de gaseosas con el cajón al hombro, pregonando la limonada y la cerveza, y los con un capazo a la espalda, llenando de altramuces y cacahuetes los pañuelos que les arrojaban desde las nayas y devolviéndolos a tan prodigiosa altura con la fuerza de un proyectil.
Cuando Maximiliano se retiró, iba desarrollando en su mente la más prodigiosa cadena de razonamientos que en aquellas cavilaciones se había visto.
Fortunata no ocultaba nada, eso bueno tenía, y el doctor amante se encontraba a veces con más quizás de lo necesario para la prodigiosa cura.
Aquella gran mujer, Isabel Cordero de Arnaiz, dotada de todas las agudezas del traficante y de todas las triquiñuelas económicas del ama de gobierno, fue agraciada además por el Cielo con una fecundidad prodigiosa.
El marquesado allí se había deshecho como la sal en el agua, merced a la malicia de un viejecillo, miembro del maldiciente triunvirato, a quien correspondía, por su acerada y prodigiosa memoria y años innumerables, el ramo de averiguación y esclarecimiento de añejos sucedidos, así como al más joven, que conocemos ya, tocaban las investigaciones de actualidad, viniendo a ser cronista el uno y analista el otro de la metrópoli.
Si mis heridas no resplandecen en los ojos de quien las mira, son estimadas, a lo menos, en la estimación de los que saben dónde se cobraron, que el soldado más bien parece muerto en la batalla que libre en la fuga, y es esto en mí de manera, que si ahora me propusieran y facilitaran un imposible, quisiera antes haberme hallado en aquella facción prodigiosa que sano ahora de mis heridas sin haberme hallado en ella.
El muro rompe la doncella hermosa que de Píramo abrió el gallardo pecho: parte el Amor de Chipre, y va derecho a ver la quiebra estrecha y prodigiosa.

© Todos los derechos reservados Buscapalabra.com

Ariiba