Ejemplos con mayorazgos

Muchas veces la mejor manera de entender el significado de una palabra, es leer textos donde aparece dicha palabra. Por ese motivo te ofrecemos innumerables ejemplos extraidos de textos españoles seleccionados.

En las relaciones de Felipe II, se citan cuatro caballeros: Francisco de Rojas, Antonio de Padilla, Antonio de Córdoba, Román Gaitán de Ribera y dos hijosdalgos: Hernando de Guzmán y Rodrigo de Vibar, propietarios de los cinco mayorazgos existentes en la población.
, en el que hace una dura crítica a los mayorazgos, que considera la causa principal del atraso demográfico y económico español, si bien renuncia a pedir su extinción, al entender su necesidad para el mantenimiento de la nobleza, en su opinión, se trata de un grupo indispensable para la supervivencia de la sociedad, y se contenta con una tímida propuesta de un programa reformista.
Discursos críticos sobre las Leyes, y sus Intérpretes: incertidumbres y detrimentos de los Mayorazgos, y otras disposiciones análogas en el bien común.
El territorio reconquistado se pobló con castellanos, leoneses, navarros y vascos, cuyos linajes perduraron al amparo de numerosas vinculaciones y mayorazgos de hidalguía.
Hidalgo, hijo del uruguayo Lorenzo Antonio de Vedia y Ramallo, que pasó a Valmaseda por haber heredado los bienes mayorazgos de su casa, y de Magdalena de Goossens y Ponce de León.
A través de varios enlaces con algunas de las familias más importantes y poderosas de Galicia, los Vázquez de Seixas adquirieron los cotos de Damil y Felmíl, la fortaleza de Tobar en tierras de Lourenzá, casas de Maceda y Ordóñez y otros mayorazgos anejos.
Las Familias que lograron obtener estos títulos eran los Marqueses de Santa Coa y Torre Hoyos, asentados en la rancia ciudad de Mompós e introdujeron en sus mayorazgos la ganadería bovina, origen de la gran población vacuna que hace de Sucre y Córdoba los principales Departamentos Ganaderos de Colombia.
A pesar del establecimiento de Mayorazgos y encomiendas indígenas, la región del San Jorge y por ende la región en la que se ubica San Benito Abad, fue muy poco explorada y la administración colonial muy poco eficiente.
Gracias a la creación de tres mayorazgos se conservó el inmenso patrimonio familiar.
Mandar que no pudieran reunirse por casamiento dos mayorazgos de dos cuentos o más de renta al año.
Sostuvo pleitos sobre la herencia de dos mayorazgos que ganó, lo que le supuso dejar de pasar apuros económicos y poder vivir con desahogo en la Corte.
Historia de los vínculos y mayorazgos.
Al morir dividió en dos mayorazgos sus bienes, al hijo mayor de su primer matrimonio con doña Leonor de Acuña, don Alonso de Silva, le entregó el señorío y condado de Cifuentes y al del segundo matrimonio con doña Inés de Ribera, don Juan de Ribera, el señorío de Montemayor.
Contrajo matrimonio con su sobrina Juana de la Lama y de la Cueva, VI señora de la Lama, III marquesa de Ladrada, hija única y heredera de Gonzalo Fernández de la Lama, V señor de la Casa y Estado de la Lama en Segovia y regidor de su ciudad, señor de los mayorazgos y patronatos de los Monjaraz en El Espinar, de Villabella y de las Dehesas y heredamientos del Bravero, el Carrascal y Torre de Mari Esteban, todas en Extremadura, y de Isabel de la Cueva y Portocarrero, II marquesa de Ladrada.
Fue por ello doña Juana, VI señora de la Lama y de los mayorazgos y patronatos de su padre.
Años después, los Reyes Católicos concedieron la capacidad de instituir, los mayorazgos, que quisiera a favor de sus hijos.
Tenia cuatro mayorazgos y el señorío de Grätz.
Todavía pasaron más antes que Pereda se decidiese a abandonar sus jándalos, sus mayorazgos y sus raqueros, y a ensanchar el radio de sus empresas, imaginando fábulas de mayor complicación y cuadros más amplios.
No tenía don Pedro ideas políticas, aun cuando se inclinaba al absolutismo, creyendo inocentemente que con él vendría el restablecimiento de cosas que lisonjeaban su orgullo de raza, como por ejemplo, los vínculos y mayorazgos, fuera de esto, inclinábase al escepticismo indiferente de los labriegos, y era incapaz de soñar, como el caballeresco hidalgo de Limioso, en la quijotada de entrar por la frontera del Miño a la cabeza de doscientos hombres.
No era obstáculo para esto la niñez más bien moral que física de don Diego, pues siendo entonces costumbre emparentar lo más pronto posible a los mayorazgos, los casaban fresquitos y antes que tuvieran tiempo de asomar las narices por las rehendijas de la puerta del mundo, donde al decir de D.
Verdad es que, o mucho me equivoco, o todo eso de los mayorazgos se lo llevará la trampa, y tarde o temprano se pondrán las cosas de manera que cada cual sea hijo de sus obras.
ha dicho de los mayorazgos se me había ocurrido a mí muchas veces cuando jugaba en el patio de casa con las gallinas? Pero ya que me enseña Vd.
Fuera mayorazgos, y que todos los hermanos varones y hembras entren a heredar por partes iguales.
Pues qué, ¿el Rey iba a ser tan tonto que quitara los mayorazgos? Nada, nada, los dejará siempre por la cuenta que le tiene.
-Yo le dije que aquí íbamos ahora a arreglar todas esas cosas, y a quitar la santa Inquisición, y los diezmos, y los mayorazgos, como me decía el Sr.
-Sobre todo los mayorazgos -prosiguió Rumblar-.
Casas hay muy ricas, donde no es todo apariencia, y mayorazgos conozco que en cuanto la vean y sepan la riqueza que ha de heredar de sus tíos, beberán los vientos por conseguir su mano.
-Ustedes, los privilegios, los mayorazgos, los diezmos, el Rey, Godoy y todo este modo de gobernar que hay ahora.
A las Cortes se dejaba el resolver sobre los mayorazgos y el fundamento de un nuevo Derecho penal y civil.
Notable espilorchería, como dice el italiano dijo don Quijote, pero, con todo eso, tenga a felice ventura el haber salido de la corte con tan buena intención como lleva, porque no hay otra cosa en la tierra más honrada ni de más provecho que servir a Dios, primeramente, y luego, a su rey y señor natural, especialmente en el ejercicio de las armas, por las cuales se alcanzan, si no más riquezas, a lo menos, más honra que por las letras, como yo tengo dicho muchas veces, que, puesto que han fundado más mayorazgos las letras que las armas, todavía llevan un no sé qué los de las armas a los de las letras, con un sí sé qué de esplendor que se halla en ellos, que los aventaja a todos.


Poetisa del día

Poeta del día

© Todos los derechos reservados Buscapalabra.com

Ariiba