Ejemplos con litera

Muchas veces la mejor manera de entender el significado de una palabra, es leer textos donde aparece dicha palabra. Por ese motivo te ofrecemos innumerables ejemplos extraidos de textos españoles seleccionados.

Una de las más comunes es la litera escritorio, también conocido como loft cama.
Espacio de reposo con butaca replegable transformable en litera, cortina de separación y litera superior abatible.
Al mismo tiempo que la caballería sembraba el desconcierto y abatía a los que encontraban a su paso, salía Francisco Pizarro y con una docena de sus soldados, abriéndose paso entre la multitud indígena, intentaban acercase a la litera donde venía Atahualpa, al fin lo sacan de ella y se lo llevan en vilo hacia el edificio.
Shifu, desconcertado, trató de detener la litera que bajaban desde el Templo para llevar en ella al nuevo Guerrero Dragón.
Pueden haber personajes que aun que estén representados así, no han perdido su jerarquía, por ejemplo pueden ser transportados en litera.
Municipios: Arén, Benabarre, Benasque, Bisaurri, Bonansa, Campo, Capella, Castejón de Sos, Castigaleu, Chía, Estopiñán del Castillo, Foradada de Toscar, Graus, Isábena, Lascuarre, Laspaúles, Monesma y Cajigar, Montanuy, Perarrúa, La Puebla de Castro, Puente de Montañana, Sahún, Santa Liestra y San Quílez, Secastilla, Seira, Sesué, Sopeira, Tolva, Torre la Ribera, Valle de Bardagí, Valle de Lierp, Veracruz, Viacamp y Litera, Villanova.
Municipios: Albelda, Alcampell, Altorricón, Azanuy-Alins, Baélls, Baldellou, Binéfar, Camporrélls, Castillonroy, Esplús, Peralta de Calasanz, San Esteban de Litera, Tamarite de Litera, Vencillón,.
Las habitaciones del emperador estaban ubicadas junto al coro de la iglesia, de modo que le permitían asistir a los oficios religiosos desde su propio dormitorio, sentado en su litera, donde permanecía postrado debido a la grave afección de gota que le aquejaba.
Y así se hizo, pues mientras viajaba en la litera conducida por esclavos, Urso y los cristianos que lo acompañaban, rescataron a Ligia, pero Urso, en medio de la batalla, accidentalmente mató a uno de los esclavos de Vinicio.
Petronio y Vinicio sospechaban que Ligia fue liberada por los esclavos de Aulio Plaucio, o que asaltaron la litera los pretorianos con el César, quien acostumbraba a ir de excursión por Roma con un grupo de pretorianos a asaltar literas o procesiones como diversión, aunque bien sabido era que el que se oponía y luchaba, moría.
Cuando su propio hijo, el futuro Joscelino II, se negó a ir en ayuda de la ciudad, decidió liderar él mismo a su ejército, a pesar de estar muy malherido y de encontrarse postrado sobre una litera.
Entre los libros de la biblioteca del capitán Valladares, tras su litera, puede verse una vieja Geografía de España.
Torstenson fue ciertamente uno de los más grandes comandantes de la Guerra de los Treinta Años , distinguiéndose sobre todo por la conducción dinámica de las tropas y la rapidez de sus movimientos, no obstante, a menudo tuvo que dirigir las operaciones desde una litera a causa de sus condiciones de salud, fue además uno de los principales expertos de artillería e ingeniería del ejército sueco.
En su interior la cama litera para Chabel con un colchón con bonitos estampados y una escalera por la que subir, una cocina con multitud de accesorios, un salón pequeño con dos sofás acolchados, una mesita y dos sillas y otra mesa de camping y en la parte de atrás tenía una escalera para acceder al techo y un espacio para llevar la bici de Chabel.
Los camiones de la Serie P poséen la nueva cabina tipo P, mismas que están disponibles en tres configuraciones distintas: Una cabina-dormitorio con litera, cabina extendida de día, y cabina corta.
Vino de la Tierra Valle del Cinca es una indicación geográfica utilizada para designar los vinos de mesa originarios de la zona vitícola española del valle del Cinca, que comprende los siguientes municipios de la provincia de Huesca: Albalate de Cinca, Alcampell, Alfántega, Altorricón, Belver de Cinca, Binaced, Binéfar, Esplús, Fraga, Monzón, Osso-Almudáfar, Pueyo de Santa Cruz, San Esteban de Litera, Tamarite de Litera, Vencillón, Zaidín y La Almunia de San Juan.
También se durmió inmediatamente Ulises, luego de estirarse en la estrecha litera de su camarote.
Y a continuación de este exordio empezó su discurso por el final, mencionando la conversación de la noche anterior con la buena señorita , de litera a litera, después de haber rezado el rosario.
Por ser bajo de techo y tener embutida en la pared una litera que sirvió para dormir la siesta Marín, empezó a llamarse a aquel sitio en la población el , y este nombre le quedó.
Sin respeto a su cargo de inspector de navegación de la casa, le hacían despedir a marinos viejos que llevaban muchos años al servicio de Sánchez Morueta, y admitir a otros jóvenes que, apenas tomaban posesión de su camarote, pegaban frente a la litera una imagen del Corazón de Jesús.
—Hoy hacen, señor, segun mi cuenta quince años, un mes y cuatro dias que llegó a esta posada una señora en hábito de peregrina, en una litera, acompañada de cuatro criados de a caballo y de dos dueñas y una doncella, que en un coche venian: traia asimismo dos acémilas cubiertas con dos ricos reposteros, y cargadas con una rica cama y con aderezos de cocina: finalmente, el aparato era principal, y la peregrina representaba ser una gran señora, y aunque en la edad mostraba ser de cuarenta o pocos mas años, no por eso dejaba de parecer hermosa en todo estremo: venia enferma y descolorida, y tan fatigada, que mandó que luego le hiciesen la cama, y en esta misma sala se la hicieron sus criados.
Y, apartándose los dos a un lado del camino, tornaron a mirar atentamente lo que aquello de aquellas lumbres que caminaban podía ser, y de allí a muy poco descubrieron muchos encamisados, cuya temerosa visión de todo punto remató el ánimo de Sancho Panza, el cual comenzó a dar diente con diente, como quien tiene frío de cuartana, y creció más el batir y dentellear cuando distintamente vieron lo que era, porque descubrieron hasta veinte encamisados, todos a caballo, con sus hachas encendidas en las manos, detrás de los cuales venía una litera cubierta de luto, a la cual seguían otros seis de a caballo, enlutados hasta los pies de las mulas, que bien vieron que no eran caballos en el sosiego con que caminaban.
Figurósele que la litera eran andas donde debía de ir algún mal ferido o muerto caballero, cuya venganza a él solo estaba reservada, y, sin hacer otro discurso, enristró su lanzón, púsose bien en la silla, y con gentil brío y continente se puso en la mitad del camino por donde los encamisados forzosamente habían de pasar, y cuando los vio cerca alzó la voz y dijo: Deteneos, caballeros, o quienquiera que seáis, y dadme cuenta de quién sois, de dónde venís, adónde vais, qué es lo que en aquellas andas lleváis, que, según las muestras, o vosotros habéis fecho, o vos han fecho, algún desaguisado, y conviene y es menester que yo lo sepa, o bien para castigaros del mal que fecistes, o bien para vengaros del tuerto que vos ficieron.
Los enlutados, asimesmo, revueltos y envueltos en sus faldamentos y lobas, no se podían mover, así que, muy a su salvo, don Quijote los apaleó a todos y les hizo dejar el sitio mal de su grado, porque todos pensaron que aquél no era hombre, sino diablo del infierno que les salía a quitar el cuerpo muerto que en la litera llevaban.
Con facilidad será vuestra merced satisfecho respondió el licenciado, y así, sabrá vuestra merced que, aunque denantes dije que yo era licenciado, no soy sino bachiller, y llámome Alonso López, soy natural de Alcobendas, vengo de la ciudad de Baeza con otros once sacerdotes, que son los que huyeron con las hachas, vamos a la ciudad de Segovia acompañando un cuerpo muerto, que va en aquella litera, que es de un caballero que murió en Baeza, donde fue depositado, y ahora, como digo, llevábamos sus huesos a su sepultura, que está en Segovia, de donde es natural.
Quisiera don Quijote mirar si el cuerpo que venía en la litera eran huesos o no, pero no lo consintió Sancho, diciéndole:.

© Todos los derechos reservados Buscapalabra.com

Ariiba