Ejemplos con juerga

Muchas veces la mejor manera de entender el significado de una palabra, es leer textos donde aparece dicha palabra. Por ese motivo te ofrecemos innumerables ejemplos extraidos de textos españoles seleccionados.

Actividades tan aparentemente incompatibles con la juerga como la crítica literaria y la pintura, se dieron cita en medio de las parrandas, borracheras y extravagancias de los asistentes, al estilo de los poetas malditos franceses.
Estaba en la línea más clásica de la copla, la de las grandes maestras -Concha Piquer-, caracterizada por la elegancia, la mesura en los ademanes, el timbre limpio sin sombra de poso de juerga y la dicción perfecta.
Se dice que es un personaje de Calbuco, no se afeita mucho y gusta muxo de la juerga, también siempre quiere echar el capuchon pa' tras y meterlo por begin.
tambien se hace referencia a las canciones party y Khashoggi's Ship cuando se dice now the party must be over, diciendo que los buenos y divertidos momomentos de juerga y de desborde como los que se nombran en esas canciones ya han acabado, sin poder volver atras.
Cuando Stewie agrede al psicólogo, dice sentirse como Martin Lawrence en plena juerga, referenciando al actor cuando se puso violento por un asunto de abuso de drogas,.
De hecho, hace menos de un año, Iñigo Olarra, ídolo nacional de natación, fue encontrado muerto tras una desenfrenada noche de juerga.
Según cuenta, este le demandó que se despojara de sus armas mientras andaba de juerga con unos camaradas en un bar, ante lo cual Hardin se rehusó.
Murió en una juerga con sus compañeros de batalla.
En una de sus noches de juerga, conoce a su príncipe azul, pero desaparecerá rápidamente y ella se quedará sin saber nada de él, salvo que su hermano contraerá matrimonio en un pequeño pueblo.
En una reseña del álbum Enlightenment, la revista musical Rolling Stone denominó a Real Real Gone su mayor atractiva juerga de R&B desde los tiempos de Domino.
Con la excusa de mecanografiar un libro se lo lleva a su apartamento todas las tardes y se va ganando su amistad llevándole de juerga y comprándole una moto.
Un día ambas mujeres irrumpían en una elegante mansión, después de una noche de juerga, invitadas por un cliente que pertenecía a la familia que habitaba dicha residencia: los Almazán.
Luis Irizar nació en La Habana porque su padre, tras una noche de juerga en San Sebastián, tiró al mar al alguacil que le recriminaba su estado de ebriedad.
El cerro tomo el nombre de los Placeres, sin embargo, un antiguo residente del cerro, don Leonardo Silva Villar, sostiene que el nombre se debería a que en el pasado en este lugar existían, de manera permanente, barracas y ramadas destinadas a la juerga y el placer de los parroquianos.
El negocio andaba malamente, porque mi padre se pasaba lo más del tiempo de tertulia y juerga con algunos amigos estudiantes.
A todo esto, instigada por el malicioso Celemín, había cundido por todo Pilares la voz de que se correría la gran juerga el día del estreno.
¡Amplia libertad!, ¡juerga general! La celeste chiquillería, sin respeto alguno, salta de nube en nube, se entretiene en deshojar sobre la tierra las guirnaldas de flores que han dejado olvidadas las santas.
En fin, ¿para qué tengo el dinero? ¿me da la gana de quedar bien? ¡pues lo hago y ! ¡Quién me dice a mí que luego, cuando ande yo rodando de juerga en juerga y de amorío en amorío, no me la encuentro y reanudamos por unos días! ¡También somos burros los hombres! Tendría gracia que fuese yo capaz de recogerla de los brazos de otro, cuando ahora es mía, y nada más que mía.
Yo iba pensando que pasaría la Nochebuena en el tren, y, predispuesto al lirismo, por la influencia del ocaso, me acordaba de mi madre, de mis hermanas, del comedor nuestro, que estaría tan iluminado y tan bonito, con la mucha plata que lo adorna, en fin, mis ideas de juerga alegre en Madrid se habían borrado, y las reemplazaban otras sentimentales.
-Porque si no has venido a hablar de casamiento, y amor no existe, ¿de qué tratamos sino de asuntos? Y yo conozco el estado de los tuyos y cómo te trae la juerga perenne en que vives.
Hablaban de no se sabía qué juerga de amigos y coristas, que acabó en la prevención.
Al otro día fueron presentados uno a otro y corrieron una juerga.
Tanto, sin embargo, la mareó el sobrino, alborotado por el olor de juerga que exhalaba el barrio entero, las calles regadas de confeti, los chiquillos vestidos de demonios verdes, azotando a los transeúntes con el rabo, que acabó por decirle:.
Y el muchacho -muchacho perpetuo, aunque va frisado en los veintisiete- ni ha terminado sus estudios, ni quiere dedicarse a cosa alguna, ni se sabe con qué dinero anda siempre de juerga, paga en el café, concurre a los teatros, se presenta bien trajeado y, en suma, se conduce como si sus padres tuviesen una bonita renta y la necedad de derrocharla en mantener a un ocioso.
-Porque esta noche hay juerga en ca de la Tururú, y estoy convidá a esa juerga, y no es cosa de que vaya con alpargatas valencianas.
-Ah, ¿y por eso será la juerga de esta noche?.
Los balcones contiguos al emplazamiento de la guillotina se alquilan a buen precio por caballeros distinguidos y damas elegantes, que comen y beben alegremente mientras llega el reo, ante el cual suelen propinarse caricias de las llamadas perversas, que dan satisfacción a lúgubres lujurias, en el arroyo, la plebe de machos y hembras, en escandaloso apelmazamiento, relinchan y rebuznan de gusto, después de apiporrarse en los cabarets y tabernas de la vecindad, y hasta el mismo reo, cuando se acerca al tajo, parece que participa de la juerga general.
Unos se van de juerga a cazar liebres, otros son hurones que no salen de sus casas, en donde pasan el tiempo contando cuentos de allá, con las zapatillas de flores bordadas a realce, y florecidas además, expuestas sobre la mesa de noche, otros se hallan ocupadísimos en la labor de encontrar hospedajes más baratos, otros.

© Todos los derechos reservados Buscapalabra.com

Ariiba