Ejemplos con condenan

Muchas veces la mejor manera de entender el significado de una palabra, es leer textos donde aparece dicha palabra. Por ese motivo te ofrecemos innumerables ejemplos extraidos de textos españoles seleccionados.

Aunque no lo condenan, Homer al final deja un mensaje a todos los que había molestado, diciendo que lo perdonen y que le envíen más dinero.
Prenden a Carvajal, le forman el juicio y lo condenan a morir en la horca y Juan Hidalgo buscará nuevo acomodo.
También se condenan los llamados estados aconfesionales.
Lloyd ahora es alabado y odiado por la gente del mundo, algunos le agradecen sus acciones, y alguno otros las condenan.
Por los crímenes que cometió, los ancestros niegan a Tarnum la entrada al paraíso y lo condenan a ser un inmortal en la tierra hasta que purgue sus crímenes.
En los países en los cuales el fundamentalismo islámico conduce a una serie de regresiones importantes en el espacio de las mujeres en la sociedad, los fundamentalistas condenan a las organizaciones feministas laicas como RAWA en Afganistán y como Al-Fanar, que en Palestina se dedica a cuestionar los asesinatos por honor familiar.
Todos estos acercamientos científicos carecen una comprensión de la crisis verdadera, y por lo tanto se condenan fallar.
La maliciosa acusación, momentáneamente ha surtido sus efectos, y el comandante de la plaza arresta al asturiano, llama a la guardia, lo manda encerrar en la cárcel y sin juicio previo lo condenan a muerte, pero el señor Figueredo demostrando la inocencia del tendero, su honrada disposición a la causa patriota y la falsedad del escrito acusador, consigue que Boves sea puesto en libertad aquella misma noche.
Cuando los nestorianos llegan al concilio celebran una asamblea en la que condenan las tesis monofisitas y excomulgan a su vez a Cirilo.
Pero con el tiempo Hurtado rompe el pacto, y al ser descubierto por los indios, éstos los condenan a muerte.
Y realmente, en los libros de Daudet no faltan figuras de convención, ni deja de respirarse cierta atmósfera poética, que los intransigentes de la escuela condenan con los nombres de.
A dos payeses arrogantes y de buena ropa les dijo: Parece que a Ortega le condenan a muerte , y los otros no mostraron asombro ni lástima.
No me negará usted que por la Causa condenan a muerte al desdichado Ortega.
Las apariencias, sin embargo, le condenan.
Por maravilla se hallará entre tantos uno que crea derechamente en la sagrada ley cristiana: todo su intento es acuñar y guardar dinero acuñado, y para conseguirle trabajan y no comen: en entrando el real en su poder, como no sea sencillo le condenan a cárcel perpetua y a escuridad eterna: de modo que ganando siempre, y gastando nunca, llegan y amontonan la mayor cantidad de dinero que hay en España: ellos son su hucha, su polilla, sus picazas y sus comadrejas: todo lo allegan, todo lo esconden y todo lo tragan: considérese que ellos son muchos y que cada dia ganan y esconden poco o mucho, y que una calentura lenta acaba la vida como la de un tabardillo, y como van creciendo se van aumentando los escondedores, que crecen y han de crecer en infinito, como la esperiencia lo muestra: entre ellos no hay castidad ni entran en religion ellos ni ellas: todos se casan, todos multiplican, porque el vivir sobriamente aumenta las causas de la generacion, no los consume la guerra, ni ejercicio que demasiadamente los trabaje, róbannos a pié quedo, y con los frutos de nuestras heredades que nos revenden se hacen ricos, no tienen criados, porque todos lo son de sí mismos, no gastan con sus hijos en los estudios, porque su ciencia no es otra que la del robarnos: de los doce hijos de Jacob que he oido decir que entraron en Egipto, cuando los sacó Moysen de aquel cautiverio, salieron seiscientos mil varones sin niños y mujeres: de aquí se podrá inferir lo que multiplicarán las destos, que sin comparacion son en mayor número.
Por otra parte, quiero que entiendan vuestras señorías que Sancho Panza es uno de los más graciosos escuderos que jamás sirvió a caballero andante, tiene a veces unas simplicidades tan agudas, que el pensar si es simple o agudo causa no pequeño contento, tiene malicias que le condenan por bellaco, y descuidos que le confirman por bobo, duda de todo y créelo todo, cuando pienso que se va a despeñar de tonto, sale con unas discreciones, que le levantan al cielo.

© Todos los derechos reservados Buscapalabra.com

Ariiba