Ejemplos con bajara

Muchas veces la mejor manera de entender el significado de una palabra, es leer textos donde aparece dicha palabra. Por ese motivo te ofrecemos innumerables ejemplos extraidos de textos españoles seleccionados.

Se ha barajado la posibilidad de que la población residente en el Castro bajara al llano pero no se puede afirmar con rotundidad, puesto que, los datos con los que se cuenta son aún muy escasos.
Y al llegar los ardientes rayos del sol, constelación de cocuyos y luciérnagas, un calidoscopio titilar de millones de luces, como si el Padre Ches bajara todas las tardes la Vía Láctea para ponerla al alcance de su amada Chìa, al aproximarse las largas temporadas de verano el sol tostaba sus lomos y el verdor se ocultaba en los zanjones, la leonada melena de las extensas sabanas se peinaba con sus brisas y su ondular era la mano de un Dios que acariciaba su frente en éxtasis de ternura.
Posteriormente la mujer subió a casa donde contó con gran excitación lo sucedido a su marido y a su hijo, lo que provocó que el hijo bajara con un cuchillo y el marido con su arma reglamentaria, con intención de matar al comercial.
Por su parte, la Vostok no lo tenía y, en previsión de que la nave no pudiera bajar de órbita por sus propios medios, se la colocaba en una órbita suficientemente baja como para que el rozamiento atmosférico la bajara por sí solo.
Bastó que Andrés se bajara a coger una piedra para que el can se alejase.
Modeló Zeus al hombre y a la mujer y encargó a Hermes que los bajara a la Tierra para enseñarles dónde tenían que cavar el suelo a fin de procurarse alimentos.
¡No cumpliera yo con el más sagrado de mis deberes, ni ofreciera a mi alma la más pura y santa de las alegrías! ¡Hijo mío -prosiguió, alzando las enjutas manos y la venerable cabeza hacia el cielo-, la poca vida que me resta diera en este instante porque a mi mente bajara un rayo de la inspiración divina, para llevar el convencimiento a la razón esclava, y el amor de Dios al corazón profano!.
-También ese propósito es juicioso y no deja de favorecerte mucho, y tanto podías estirarte tú, que a poco que ella se bajara.

© Todos los derechos reservados Buscapalabra.com

Ariiba