Ejemplos con arruinados

Muchas veces la mejor manera de entender el significado de una palabra, es leer textos donde aparece dicha palabra. Por ese motivo te ofrecemos innumerables ejemplos extraidos de textos españoles seleccionados.

En tiempo de León el Africano había allí ciudades habitadas, según El Edrizy, no se veían más que edificios arruinados y ninguna población y se conocía una capital de nombre Hibe donde en el bajo imperio romano había una guarnición de caballería.
De entre los recintos que amurallaban una fortaleza se puede hacer mención de unos pocos, más o menos arruinados y que muchos de ellos dejaron tan solo como recuerdo el edificio de una iglesia que lleva como apellido.
Sin la disponibilidad de mano de obra esclava, las plantaciones fueron tomadas por la selva y a los plantadores arruinados.
En esa reunión contra el gobierno de Juárez Celman convergieron los obreros, empleados y artesanos empobrecidos por la desvalorización de sus ingresos reales, los productores agropecuarios perjudicados por la baja de los precios de las exportaciones, los comerciantes arruinados por la paralización de los negocios, los especuladores y bolsistas en bancarrota, los católicos descontentos por las leyes laicas, la clase media oprimida por una política que le cerraba el acceso al poder y a la riqueza, y los inversores europeos.
Un charro mexicano y su ayudante, arruinados por el juego llegan a Sevilla con la intención de cobrar una herencia que casi pierden por confusión de nombres, gracias a la ayuda facilitada por un torero retirado y su hija logran cobrarla.
¡Yo banquero, yo que he hecho sufrir tanto a los prestamistas de Madrid! ¡Tierra de transformismos, donde los albañiles se hacen agricultores, los curas fugitivos se convierten en padres de familia y los señoritos arruinados entran de cajeros de confianza en las casas de comercio!.
De sus armarios salían las ropas para los pobres, de su despensa los comestibles para los desvalidos, de sus trojes el grano para los labradores arruinados, costeaba médico y botica, por su precepto, iban los niños a la escuela, con su prudencia enfrenaba discordias, desvanecía rencores, y añadiendo a la limosna que puede dar el rico la compasión que solo siente el bueno, siempre y para todos, tenía piedad en el corazón y consuelo en los labios.
Amanecían quemadas en una sola noche tres o cuatro casas en la vecindad, quedando los negociantes arruinados y las familias sin hogar, el estanciero encontraba en los galpones muertos sus animales más finos, desjarretado su mejor toro, malamente herido algún parejero de valor.
la flor y nata de los condes y marqueses arruinados y de los pintores.

© Todos los derechos reservados Buscapalabra.com

Ariiba