Ejemplos con amigo

Muchas veces la mejor manera de entender el significado de una palabra, es leer textos donde aparece dicha palabra. Por ese motivo te ofrecemos innumerables ejemplos extraidos de textos españoles seleccionados.

Ella, en su delirio, lo llamaba, triste: ¡Platerillo! Desde la casa obscura y llena de suspiros, se oía, a veces, la lejana llamada lastimera del amigo.
¡Cuánto soñé yo con aquel sello de mi amigo del colegio de don Carlos! Con una imprentilla que me encontré arriba, en el escritorio viejo de mi casa, intenté formar uno con mi nombre.
Y puesto ya a citar bellezas de pormenor, no olvidaré , donde el diálogo supera a la descripción, con ser la descripción tan buena, y los capítulos de presentación de los diversos personajes, especialmente aquel en que se describe la casa y modo de vivir de los Peñarrubias, el maquiavélico diálogo en que don Sotero va persuadiendo a su sobrino a que intente la deshonra de Águeda, y, finalmente, cuanto dice y hace Macabeo, a quien mi amigo ha llegado a comparar nada menos que con el manzoniano.
En aquellas comidas subrepticias y ociosas sobremesas, mi amigo don Guillén me fué contando a retazos su historia, la de Angustias Pinto y la de los padres de ella y él, Belarmino y Apolonio.
dándose una palmada en el vientre, este amigo es muy exigente.
Un amigo mío muy erudito, Valeiro, estudiante compostelano, me contaba haber leído en un libro de un Fray no sé cuántos Guevara, obispo en alguna diócesis de Galicia, que los españoles, en los tiempos del gran Carlos V, cuando el tal obispo escribía, andaban en zancos por las calles, a causa de los lodos.
Le decía a usted, don AnselmoApolonio respondió sin mostrarse herido por la ausencia mental y material de su amigo, que los chinos conceden al pie la importancia debida.
Y si usted desea más detalles, le dejaré unas cuartillas manuscritas, tituladas Podotecología estética, o historia del calzado artístico , que para mí escribió mi amigo Valeiro, y que es de donde yo he tomado los datos.
Entonces yo mismo fui al mercado y compré un salmón magnífico por sesenta pesetas, y yo envié el hermoso pez a mi casa, como si él fuese un regalo de la parte de un amigo, al contrario, si ella sabe que yo lo habré comprado, mi mujer me hace una terrible camorra.
El pobre hombre, mi amigo muy querido.
El francés, sin desasir las manos del amigo, habla, con su acostumbrada profusión.
Yo prefiero no mezclar a mi amigo, el señor Coliñón, en estos asuntosdijo Belarmino.
¿Qué le ocurre a usted, amigo Apolonio? Parece usted febril.
Dentro de pocas horas, en el primer tren, saldrá Angustias camino de Castrofuerte, con una carta para don Abel Parras, un canónigo viejo, gordo, pacífico y bonachón, que es mi mejor amigo.
Temíamos que la forma autobiográfica y , la forma de Memorias, perjudicase al fácil caudal de un ingenio tan exterior y tan objetivo y tan poco amigo de reconditeces psicológicas.
Un amigo corrió a la taberna para traer una larga ristra de guindillas.
Pero no hacía ningún viaje a Valencia sin llevar consigo la escopeta, que dejaba confiada a un amigo de los arrabales.
El viejo dejaba hablar a los hijos, que sabían expresarse con más energía, la viuda acudía acompañada de algún amigo del difunto, decidido protector que llevaba la voz por ella.

© Todos los derechos reservados Buscapalabra.com

Ariiba