Definición de ofreció

Acepciones de Ofreció como conjugación de ofrecer

Categoría gramatical: verbo transitivo, verbo pronominal, 3ª persona singular del pretérito perfecto de indicativo de ofrecer
Categorías gramaticales y tiempos verbales de ofreció explicados

  1. Mostrar, proponer o describir a alguien un objeto, valor, servicio o favor esperando que ese alguien desee o acepte ese algo, por altruismo, creencias religiosas, arrepentimiento o a cambio de otro algo.
  2. Someter algo a la aceptación o rechazo de alguien.
  3. Dar como regalo.
  4. Presentar y dar de forma voluntaria una cosa a una persona. y entrar a beber en la taberna. presentar una cosa a una persona para que la disfrute y use de ella
  5. Presentar o manifestar. ocurrir o sobrevenir. presentar a una persona una cosa inmaterial como ayuda
  6. Dar una fiesta o banquete en honor de alguien.. proponer una cantidad de dinero a cambio de algo

Ejemplos con la palabra Ofreció

Me ofreció venir a verla cada tres días.
El señor López ofreció su faetón a las magistradas.
Artegui, risueño y solícito, le ofreció el brazo, pero ella no quiso cogerse.
Ver ejemplos de oraciones con la palabra ofreció

Errores ortográficos comunes para ofreció


Poemas con la palabra ofreció

y el buda de basalto sonreía

-- de Amado Nervo --

Aquella tarde, en la alameda, loca
de amor, la dulce idolatrada mía
me ofreció la eglantina de su boca.
Y el buda de basalto sonreía...
Otro vino después, y sus hechizos
me robó; dile cita, y en la umbría
nos trocamos epístolas y rizos.
Y el buda de basalto sonreía...
Hoy hace un año del amor perdido.
Al sitio vuelvo y, como estoy rendido
tras largo caminar, trepo a lo alto
del zócalo en que el símbolo reposa.
Derrotado y sangriento muere el día,
y en los brazos del buda de basalto
me sorprende la luna misteriosa.
Y el buda de basalto sonreía...

La sed

-- de Delmira Agustini --

-Tengo sed, sed ardiente- dije a la maga, y ella
me ofreció de sus néctares-. Eso no: ¡me empalaga!-
Luego una rara fruta, con sus dedos de maga
exprimió en una copa, clara como una estrella;

y un brillo de rubíes hubo en la copa bella.
Yo probé.- ¡Es dulce, dulce! Hay días que me halaga
tanta miel, pero hoy me repugna, me estraga-.
Vi pasar por los ojos del hada una centella.

Y por un verde valle perfumado y brillante,
llevóme hasta una clara corriente de diamantes.
-¡Bebe!- dijo. Yo ardía; mi pecho era un fragua.

Bebí, bebí, bebí la linfa cristalina...
¡Oh frescura!, ¡oh pureza!, ¡oh sensación divina!
-Gracias, maga; y bendita la limpieza del agua.



© Todos los derechos reservados Buscapalabra.com

Ariiba