Definición de maligno

Existen varios significados para la palabra Maligno los podrás ver todos a continuación.

Acepciones de Maligno

Categoría gramatical: sustantivo masculino, adjetivo masculino
Categorías gramaticales de maligno explicadas

  1. Se dice de la persona inclinada a causar mal y también de aquello que es propio de estas personas
  2. Perjudicial, dañino.
  3. Tumores que pueden invadir y destruir tejidos vecinos y repartirse hacia otras partes de cuerpo.
  4. Que tiende a actuar o pensar con maldad. de índole perniciosa. ser sobrenatural que representa el mal
  5. Que implica o denota maldad.

Ejemplos con la palabra Maligno

Tal vez el maligno tembló, adivinando que el santo iba a fundar nuestra Orden.
Ni el más leve gesto, ni una luz en sus ojos que revelase el despertar del maligno recuerdo.
Y si después de muerto lo declaro, conste que no soy yo, sino un espíritu maligno que habla por mi boca.
Reconoció su vileza, pero un instinto maligno é irresistible le hizo insistir en sus burlas, para rebajarlo ante Margarita.
Ver ejemplos de oraciones con la palabra maligno

Acepciones de Maligno como conjugación de malignar

Categoría gramatical: verbo transitivo, 1ª persona singular del presente de indicativo de malignar
Categorías gramaticales y tiempos verbales de maligno explicados

  1. Hacer mala a una persona o una cosa. corromperse, empeorarse.

Acepciones de Maligno

Categoría gramatical: sustantivo
Categorías gramaticales de maligno explicadas

  1. Ángel, creado por Dios, bueno primero, más tarde caído.

Errores ortográficos comunes para maligno

Palabras más comunes que riman con maligno


Signo, Signo, Digno, Digno, Benigno, Benigno, Maligno, Maligno, Maligno, Indigno, Indigno, Fidedigno, Resigno, Consigno, Condigno, Asigno, Designo, Persigno, Peligno,

Palabras que riman con maligno


Poemas con la palabra maligno

soneto xix cien sonetos de amor (1959) mañana

-- de Pablo Neruda --

Soneto xix
mientras la magna espuma de isla negra,
la sal azul, el sol en las olas te mojan,
yo miro los trabajos de la avispa,
empeñada en la miel de su universo.
Va y viene equilibrando su recto y rubio vuelo
como si deslizara de un alambre invisible
la elegancia del baile, la sed de su cintura,
y los asesinatos del aguijón maligno.
De petróleo y naranja es su arco iris,
busca como un avión entre la hierba,
con un rumor de espiga vuela, desaparece,
mientras que tú sales del mar, desnuda,
y regresas al mundo llena de sal y sol,
reverberante estatua y espada de la arena.

El precepto

-- de Medardo Ángel Silva --

Deja la plaza pública al fariseo, deja
la calle al necio y tú enciérrate, alma mía,
y que sólo la lira interprete tu queja
y conozca el secreto de tu melancolía.

En los brazos del Tiempo la juventud se aleja,
pero su aroma nos embriaga todavía
y la empañada luna del Recuerdo refleja
las arrugas del rostro que adoramos un día.

Y todo por vivir la vida tan de prisa,
por el fugaz encanto de aquella loca risa,
alegre como un son de campanas pascuales,

por el beso enigmático de la boca florida,
por el árbol maligno cuyas pomas fatales
de empozoñadas mieles envenenan la Vida.



Poeta del día

© Todos los derechos reservados Buscapalabra.com

Ariiba