Definición de hambrienta

Acepciones de Hambrienta como femenino de hambriento

Categoría gramatical: adjetivo femenino
Categorías gramaticales de hambrienta explicadas

  1. Afectado por el hambre, que tiene necesidad física de alimento.
  2. Que tiene fuerte deseo o necesidad de algo.
  3. Deseoso de comida, con necesidad física de ingerir alimentos.
  4. Deseoso de comida, con necesidad física de ingerir alimentos.
  5. Que tiene mucha hambre. deseoso. que tiene deseo o necesidad de comer

Ejemplos con la palabra Hambrienta

Que vino en realidad la hambrienta fiera.
¿A qué venía allí aquella hambrienta ?.
Los niños lloraban con balidos de cabra hambrienta.
Ver ejemplos de oraciones con la palabra hambrienta

Errores ortográficos comunes para hambrienta

Palabras más comunes que riman con hambrienta


Cuenta, Cuenta, Cuenta, Cuenta, Presenta, Presenta, Venta, Representa, Representa, Cincuenta, Cuarenta, Sesenta, Intenta, Intenta, Intenta, Aumenta, Aumenta, Setenta, Ochenta, Renta, Renta, Renta, Sienta, Sienta, Sienta, Sienta, Lenta, Pimienta, Comenta, Comenta, Enfrenta, Enfrenta, Tormenta, Noventa, Presidenta, Violenta, Violenta, Violenta, Herramienta, Atenta, Incrementa, Incrementa, Imprenta, Contenta, Contenta, Contenta, Experimenta, Experimenta, Alimenta, Alimenta, Lamenta, Lamenta, Sustenta, Sustenta, Argumenta, Argumenta, Orienta, Orienta, Sirvienta, Asienta, Asienta, Asienta, Asienta, Fundamenta, Fundamenta, Vestimenta, Ostenta, Ostenta, Exenta, Exenta, Exenta, Sangrienta, Calienta, Calienta, Menta, Complementa, Complementa, Inventa, Inventa, Placenta, Compraventa, Fomenta, Fomenta, Alienta, Alienta, Afrenta, Afrenta, Afrenta, Vicepresidenta, Amarillenta, Cenicienta, Fraudulenta, Acrecienta, Acrecienta, Cruenta, Aparenta, Aparenta, Revienta, Revienta, Tienta,

Palabras que riman con hambrienta


Algunos refranes con hambrienta

El hijo harto y rompido, la hija hambrienta y vestida

Ver más refranes sobre hambrienta

Poemas con la palabra hambrienta

la fortuna

-- de Manuel María Flores --

A rosario p.

En su curso voluble la fortuna
todo cuanto me diera me quitó;
y la miseria pálida y hambrienta
el umbral de mi puerta se sentó.

Y llegó la amistad la que en un día
el festín de mis dichas presidió-
y aunque le dije ven, ella, espantada
al ver aquel espectro, se alejó.

Amor llegó también... Sellé mi labio,
porque temí que se alejara amor;
pero él sin vacilar, bañado en lágrimas,
vino a mi presuroso... Y me abrazó.

Y la miseria pálida y hambrienta
que al umbral de mi puerta se sentó
a la luz de aquel ángel que lloraba,
ella... ¡La horible harpía!... Se embelleció.

Gota de agua

-- de Enrique Álvarez Henao --

Penetra el viejo sabio al gabinete
a recordar su ciencia micrográfica,
y sobre el transparente porta-objeto
coloca una brillante gota de agua.

La somete al examen microscópico
y la escudriña con febril mirada,
y torna a ver lo que en antiguos tiempos:
monstruos enormes de figuras raras.

Y remira esa hambrienta turbamulta
de infusorios de formas tan fantásticas,
y ve que unos a otros se devoran
como en los mares de la especie humana.

Abandona de pronto el microsopio
y murmura, calándose las gafas:
¡ cuántos monstruos se irán también matando
ocultos en el fondo de una lágrima!...



Poetisa del día

Poeta del día

© Todos los derechos reservados Buscapalabra.com

Ariiba