Definición de abedul

Acepciones de Abedul

Categoría gramatical: sustantivo masculino
Categorías gramaticales de abedul explicadas

  1. árbol del género betula, de cuya hojas se obtiene un cocimiento utilizado como diuréticodibujo de herbario monografía

Ejemplos con la palabra Abedul

Los tejados eran de corteza de abedul.
En el parque conviven de hecho: abedul, abeto plateado y boj.
La talla es obra del escultor Rafael lrurozqui en madera de abedul.
Se maduran y se ahuman ligeramente en armarios de madera con trozos de abedul.
Ver ejemplos de oraciones con la palabra abedul

Errores ortográficos comunes para abedul

Palabras que derivan de abedul


Abedules

Palabras que derivan de abedul

Palabras más comunes que riman con abedul


Azul, Azul, Estambul, Tul, Abedul, Curul, Huemul, Gandul, Gandul, Ful, Pirul, Aguazul, Calpul, Chapul, Güemul, Adul, Bulbul, Cachirul, Matul, Papadzul, Tamul, Vul, Zapuyul, Hjörthrimul, Geirdriful, Geirvimul, Tijul, Preconsul, Pijul, Algazul, Bandul, Brujul, Caracul, Cusul, Cuzul, Estrangul, Guabul, Panul, Hjalmthrimul,

Palabras que riman con abedul


Algunos refranes con abedul

Albarcas y coladores, de abedul son las mejores

De abedul la albarca y pasarás la charca

Ver más refranes sobre abedul

Poemas con la palabra abedul

la niña de la lámpara azul

-- de José María Eguren --

En el pasadizo nebuloso
calcula mágico sueño de estambul,
su perfil presenta destelloso
la niña de la lámpara azul.

Ágil y risueña se insinúa,
y su llama seductora brilla,
tiembla en su cabello la garúa
de la playa de la maravilla.

Con voz infantil y melodiosa
el fresco aroma de abedul,
habla de una vida milagrosa
la niña de la lámpara azul.

Con cálidos ojos de dulzura
y besos de amor matutino,
me ofrece la bella criatura
un mágico y celeste camino.

De encantación en un derroche,
hiende leda, vaporoso tul;
y me guía a través de la noche
la niña de la lámpara azul.

La primera estrella

-- de Medardo Ángel Silva --

Subió la Infanta a la terraza,
a la sombra del abedul,
y delataron su presencia
mariposas de alas de tul.

Irguió columnas de diamante
el melodioso surtidor,
soñanado serle blanda alfombra
agonizó más de una flor.

Para poder en sus pestañas
de seda rubia, se asilar
el crepúsculo tembloroso
prolongaba su agonizar.

De pronto, rasgando su seno,
como una flecha de marfil
hacia el azur, leve suspiro
dejó su cárcel princesil.

Tomó el mensaje perfumado
adolescente serafín
y lo prendió como una estrella,
en una nube de carmín.



Poetisa del día

Poeta del día

© Todos los derechos reservados Buscapalabra.com

Ariiba